Espanto

  Actualidad

Espanto

Con verdadero horror nos enteramos de las barbaridades cometidas en el ámbito educativo, ante la denuncia de innúmeros casos de agresión sexual cometidos por maestros contra sus estudiantes o discípulos.

El déficit de maestros permitió a las autoridades llenar los cupos docentes de manera ligera e irresponsable, “con el primero que se presente”, dando preferencia a los afiliados de una conocida tienda política y entregando así, de manera absolutamente irresponsable y casi criminal, la integridad de niños y niñas que buscando mejorar su formación académica, enfrentaron agresiones sexuales cometidas por quienes debían ser sus formadores y que se convirtieron en sus agresores.

El Código 045512, promulgado por Gloria Vidal, entonces ministra de Educación, en sus artículos 30 y 31 hace referencia a las relaciones con los medios de comunicación, prohibiendo todo tipo de entrevistas por parte de los maestros de los diferentes establecimientos educativos, reservando dicha facultad a favor de las autoridades de la cartera de Educación y lo que es más grave, amenazando a los docentes con su cancelación en caso de aceptarlas sin expresa autorización.

Este código mordaza, del silencio o de la complicidad irresponsable, obligó a que muchos docentes, conociendo una problemática de carácter moral en sus instituciones, callasen por el miedo de ser despedidos, dejando como consecuencia a delitos que debieron ser denunciados y penalizados, en la absoluta impunidad.

Las denuncias que algunos maestros valientes hicieron sobre la administración irresponsable del programa del desayuno escolar o respecto a agresiones o abusos cometidos por ciertos profesores contra sus alumnos, fueron estratégicamente silenciadas para hacer creer a todos que vivíamos una era de progreso revolucionario, tal y como lo pregonaba con gran desparpajo el que se fue.

Entre el 2014 y el presente año, se han denunciado más de 880 casos de violencia sexual en el ámbito educativo ¿Cuántas sentencias se han establecido contra autores, cómplices y encubridores de tamaños delitos de lesa infancia?

Y sigo andando...