Ejemplos malos, consecuencias malas. Ejemplos buenos, futuro excelente

  Actualidad

Ejemplos malos, consecuencias malas. Ejemplos buenos, futuro excelente

Nos gustan y enorgullecen las noticias del excelente ciclista Richard Carapaz, que da lustre a nuestro país cada vez que gana una carrera en el Viejo Continente, y más aún cuando triunfó en el Giro de Italia; también de otros deportistas que, con mente sana, humildad y sin recursos económicos adecuados, ganan sus contiendas en fútbol, ajedrez, marcha, etc. Estas acciones se deberían repetir en las informaciones para proporcionarnos paz espiritual, en amparo mental de esta situación económica que nos taladra la parte emocional produciendo múltiples inconvenientes en la salud de los ecuatorianos.

Pero una minoría de políticos poco a poco nos quieren postrar aprobando una reglamentación que se va en contra de la ley de Dios, como es la de unirse en pareja una mujer y un hombre para formar la familia, aprobando el matrimonio igualitario.

Lo aprobado se va en contra de Natura y resulta que Natura no perdona las fallas de los humanos. Les pongo un ejemplo: cuando por acción inconsulta, sin dirección de un profesional se ha rellenado un canal natural para riego, después, cuando llueve fuertemente, las aguas arrasan ese relleno y se inundan los sembríos de nuestros hermanos agricultores. Con esa ley aprobada por cinco representantes de 17 millones de ecuatorianos, con criterios desenfocados, muy particulares y no jurídicos para hacer el bien de la mayoría y destinados a hacer el mal al prójimo, están sembrando un futuro nefasto para los niños y jóvenes, quienes creerán que eso es correcto o normal.

En honor de la mayoría de personas que practicamos los valores morales, creemos es tiempo de girar el timón hacia acciones positivas para transformar nuestro país. Desde los altos mandos de la política debería salir la urgente rectificación a esta plaga que nos quiere matar moralmente, tal como hace años azotó el país la fiebre amarilla, o ahora el cáncer. Con ejemplos malos, consecuencia malas; con ejemplos buenos, futuro excelente.

Arq. Rodolfo López Osorio