Educadora por aficion

  Actualidad

Educadora por aficion

Homework ofrece todas las materias en español, inglés, alemán, francés, italiano y un área de psicopedagogía, es según las fortalezas de cada alumno.

Isabella Roditti. Psicóloga clínica y propietaria de ‘homework’

Isabella Roditti, de 26 años, es una psicóloga clínica guayaquileña que convirtió su pasión por los niños en un nuevo emprendimiento: Homework (@homeworkgye en Instagram y Facebook). Un centro de estudio para chicos de seis a 15 años que ofrece un control de tareas y refuerzo escolar personalizado.

Isabella, la menor de seis hermanos, siempre tuvo la vocación por educar. Desde pequeña practicaba con sus sobrinos enseñándoles a rezar, cantar y jugar. En su adolescencia, fue catequista voluntaria en la Fundación Procare Acción, y dedicaba sus sábados en brindar clases a más de 40 niños de Puerto Hondo.

A sus 22, mientras era estudiante de psicología en la Universidad Espíritu Santo (UEES), inició dando clases a domicilio a alumnos de escuelas privadas. Y fue hace tres años cuando obtuvo una gran acogida de estudiantes, que empezó Homework, que actualmente cuenta con un aproximado de 20 a 25 niños y 12 maestras.

La metodología de enseñanza es totalmente personalizada, explica la psicóloga. Es una profesora por alumno, ya que cada pequeño tiene su propio ritmo de aprendizaje y unos aprenden más pronto que otros. “Hacemos nuestro trabajo de manera individual para que el niño no se quede sin ningún vacío, como pasa regularmente en las escuelas, ya que los maestros deben cumplir una cantidad de materias en un lapso de tiempo, y a veces cuando los chicos no aprenden tan rápido, tienen estos problemas de estudio”, argumentó la profesional.

Además, la psicóloga clínica expresa que la manera de enseñanza de Homework, que ofrece todas las materias en español, inglés, alemán, francés, italiano y un área de psicopedagogía, es según las fortalezas de cada alumno, como las auditivas, visuales, de memoria, etc.

“Nosotros vamos al ritmo de ellos, no ellos a nuestro ritmo”, añadió.

Una de las estrategias que aplica para fomentar la motivación a ciertas asignaturas para el niño, es aplicar la técnica de Economía de Fichas, que consiste en darles una ficha por cada conducta positiva, como por ejemplo: cuando adelantó un deber en casa, cuando terminó una tarea antes de tiempo, cuando sacó un 10. Por el contrario, se le quita una ficha al que se le quede la agenda o sea desobediente. A fin de mes, el que cuente con más puntos se merecerá un premio recompensa.

No obstante, la emprendedora ya no se ocupa en dar clases, pues se dedica más a la administración de su negocio, que destina desde las 11:00 a 19:00, en Entre Ríos, vía de Samborondón. Sus principales clientes, por el sector donde se ubica, son estudiantes de los colegios del Nuevo Mundo, Torremar, Montetabor y Menor.

AAR