Actualidad

Educacion superior y drogadiccion

Generalmente se cree que cuando se tiene una mayor formación educativa y profesional, el uso y consumo de drogas y estimulantes desciende o es inexistente. Sin embargo, la realidad dice lo contrario. Este es un fenómeno del actual mundo universitario, pues tener conocimientos no es un antídoto efectivo.

Hoy en las urbes la drogadicción atraviesa a todos los estratos socioeconómicos, intelectuales y culturales. No hay sector social en el que este fenómeno no esté presente, incida y afecte a sus integrantes.

Cuando se realizan investigaciones y encuestas sobre el uso y consumo de drogas en los centros de educación superior no llama la atención que en ellos se registren sectores que la consumen. En la última encuesta efectuada en las universidades del Ecuador se estableció que el 30 % de estudiantes universitarios han probado una vez en su vida el uso de estimulantes. Esto lo señala el III Estudio Epidemiológico Andino sobre Consumo de Drogas en la Población Universitaria de Ecuador 2016.

También el estudio expresa que de ese porcentaje el 12,7 % de los encuestados dijo que consumía, esporádica o habitualmente, sustancias psicotrópicas. Dato importante es que esa misma investigación y encuesta señala que en el 2016 bajó en el 3,9 % el consumo de tabaco en relación al 2012, que fue de 24,7 %. Además indica que ese mayor descenso se refiere a los estudiantes de sexo masculino. El estudio explica que para el efecto se encuestaron a 152 mil estudiantes de las universidades del país.

Un aspecto que es preciso puntualizar es que también señala que el consumo de marihuana se incrementó en 2,5 % del 2012 al 2016. Adicionalmente, los encuestados expresaron (4 de cada 10 alumnos) que esta droga es de fácil acceso. Incluso la venden en los predios universitarios. La investigación asimismo indica que el consumo de cocaína subió en un 0,3 % y que afecta tanto a hombres como mujeres.

Una funcionaria de la Secretaría Técnica de Drogas respecto a este tema expresó que “no hay forma de enfrentar un problema cuando no se conoce de forma objetiva y seria lo que está pasando. El estudio se convierte en un insumo fundamental para la construcción de políticas públicas con un enfoque transversal de prevención integral”. Poner atención a esto es importante para las universidades.