Eduardo Coral: “Es la sexta vez que doy el examen”

  Actualidad

Eduardo Coral: “Es la sexta vez que doy el examen”

Se graduó de bachiller en 2014, pero es la sexta vez que Eduardo Coral Morán, de 21 años, rinde la prueba que lo facultará a postular para una carrera en las universidades públicas del país.

Prueba. En el auditorio del colegio Vicente Rocafuerte dieron el examen los graduados de años anteriores.

Se graduó de bachiller en 2014, pero es la sexta vez que Eduardo Coral Morán, de 21 años, rinde la prueba que lo facultará a postular para una carrera en las universidades públicas del país, siempre y cuando el puntaje obtenido se lo permita.

Él es uno de los 165.251 graduados en años anteriores, a nivel nacional, que rendirán hasta mañana el examen de ingreso a la universidad pública o a un instituto superior.

En el auditorio del colegio Vicente Rocafuerte en Guayaquil se instalaron 150 bancas que serán ocupadas hasta mañana, en tres turnos diarios, por graduados en años anteriores, que van por segundo o hasta sexta vez en la búsqueda de cupos para la universidad.

Allí estaba Eduardo, quien en cuatro ocasiones (en 2015 y 2016), se presentó al Examen Nacional para la Educación Superior (ENES), pero los puntajes obtenidos no fueron suficientes para aspirar a la carrera de Odontología.

En marzo pasado hizo un quinto intento, pero tampoco logró su objetivo, a pesar de que alcanzó 820 puntos en la prueba. Pero no se ha dado por vencido y ayer nuevamente retomó la lucha y se presentó al examen Ser Bachiller que mide aptitudes y explora los procesos cognitivos para cursar la educación superior.

¿Y qué hará si esta vez tampoco lo logra? “Lo seguiré intentando las veces que sea necesario hasta poder cumplir mi sueño”, dijo en tono decidido el joven, quien durante estos tres años ha desarrollado trabajos eventuales y se ha preparado para las pruebas siguientes.

Pero él no es el único rezagado que continúa en el intento. También está Bárbara Benites, de 23 años, quien desde el 2013 viene dando la prueba.

“Quiero estudiar para maestro, pero los 750 puntos que he logrado sacar en los exámenes no me han permitido postular para la universidad. Espero que ahora me vaya mejor”, manifestó al salir de la prueba. No obstante, señaló que si nuevamente no obtiene un cupo, lo seguirá intentando.

Solo en la Zona 8, que comprende los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón hay 39.000 aspirantes para Ser Bachiller, de los aproximadamente 300.000 a nivel nacional que compiten desde el miércoles pasado por un cupo.

La mayoría son graduados en instituciones educativas públicas y muchos de ellos no cuentan con recursos para estudiar en una universidad privada. Esta situación le preocupa a Pedro Arias, de 20 años, quien quiere estudiar Ingeniería Comercial, pero sabe que en las tres universidades públicas del Guayaquil solo hay 8.000 cupos para ofertar.

Las pruebas se receptarán hasta el lunes 3 de julio.

La jornada

Incentivados

El nerviosismo fue el factor común entre los aspirantes. En la jornada de ayer, la mayoría eran jóvenes, pero también hubo personas de 38 y hasta 52 años que se presentaron por primera vez a la prueba. Ellos dejaron sus estudios hace años y ahora quieren retomarlos incentivados por sus hijos.

Las sedes

En la Zona 8 hay 170 sedes donde los aspirantes podrán rendir la prueba Ser Bachiller hasta el lunes 3 de julio. Hoy, el secretario de Educación Superior, Augusto Barrera, estará en el colegio Vicente Rocafuerte de Guayaquil, a las 10:30, para conocer cómo se desarrolla la jornada.

VOCES

Soyara Beltrán, es la cuarta vez que se presenta al examen

Desde el 2012 no estudio ni trabajo. Me dedico a ayudar a mi mamá en los quehaceres domésticos, pero quiero estudiar Psicología y seguiré en busca de mi sueño.

Karla Ayora, acude por tercera vez a rendir la prueba

Me he preparado en cursos particulares para rendir la prueba. Espero tener esta vez suerte para sacar buen puntaje para estudiar la carrera de Derecho.

Augusto Barrera: “La meta es incrementar en, al menos, un 25 % el cupo”

El número de cupos que habrá este año para ingresar a la universidad, todavía es un misterio.

Las autoridades educativas aún se encuentran en la etapa de diálogos con las universidades públicas para lograr que este año amplíen el cupo y diversifiquen su oferta académica, para tratar de atender las aspiraciones de 292.000 estudiantes que se inscribieron para rendir la prueba esta vez.

El secretario de Educación Superior, Augusto Barrera, explicó ayer que la meta es incrementar en, al menos, un 25 % el cupo para este periodo universitario. El año pasado se asignaron 45.000 plazas estudiantiles a nivel nacional.

“El número no es algo que se inventa el presidente o el secretario. Es la sumatoria de las ofertas que cada una de las universidades envía. Les he pedido que incrementen y multipliquen la oferta y he tenido buena recepción de la propuesta”, dijo Barrera.

¿Qué sucederá con los aspirantes que no logren un buen puntaje? Los encargados de la educación superior aseguran que también están trabajando para ampliar las oportunidades de acceder a carreras técnicas, impulsar cursos propedéuticos y preuniversitarios que preparen a los jóvenes para un nuevo examen.

En esta convocatoria, 127.000 inscritos corresponden a los chicos que terminaron el bachillerato este año y los restantes 165.000 son los que egresaron en promociones pasadas y no alcanzaron alguna plaza.

Pero no todos los que se registran asisten a rendir la prueba. Según datos oficiales, históricamente hay un ausentismo del 20 % al examen y un 25 % más no concluye el proceso de ingreso. Solo seis de cada diez lo completan.

Las definiciones vendrán a finales de este mes. “Los resultados de las pruebas estarán disponibles el 20 de julio y ese mismo día levantaremos la información del conjunto de ofertas que envíen las universidades”, aclaró Augusto Barrera.

CRA