Actualidad

Ecuador, el segundo pais que tiene la gasolina mas barata

Pese al alza de precios, el país seguirá en el top ten de los más económicos de la región. Algunos analistas apoyan la revisión anunciada de la subvención.

Déficit fiscal. El Gobierno Nacional tiene el reto de reducir sus gastos para cubrir el déficit. Para el 2019 hay una necesidad fiscal de $ 9.000 millones.

Con un galón que se incrementa a $ 1,85, Ecuador aún estaría lejos de alcanzar el precio de la gasolina que a nivel global promedia los $ 4,19. También seguiría ocupando el segundo lugar entre los países de la región que tienen el insumo más barato. Solo lo supera Venezuela.

Así lo refleja el sitio GlobalPetrolPrices.com, que de forma constante hace un monitoreo de los precios de los combustibles en más de 150 países del mundo y que, hasta el 17 de diciembre de este año, tomó como referencia el costo de $ 1,48 que todavía tienen las gasolinas Ecopaís y extra de Ecuador (las de mayor consumo). La diferencia abismal de valores radica en el alto nivel de subsidio estatal que recibe la gasolina ecuatoriana; un beneficio que no se replica de igual forma en países como Colombia o Perú, donde se paga $ 2, 81 y $ 4,11 por galón. En Uruguay, ese precio incluso llega a superar la media global ($ 6,42).

Esta brecha de precios que separa a Ecuador de otras naciones, explica Alberto Acosta Burneo, editor de la revista Análisis Semanal, desvela lo ‘tibio’ que aún resulta el intento del gobierno por achicar el gasto que el país destina al año en subsidios de combustible. “Lo que se está reduciendo son $ 0,35 de $ 1,00 de subsidios por galón de gasolina extra y Ecopaís. Eso le permitirá ahorrar $ 400 millones, pero apenas es la décima parte del presupuesto que se está destinando a subsidio”.

La reducción del beneficio estatal fue anunciada el pasado martes por el gobierno de Lenín Moreno como una estrategia más para equilibrar sus gastos y el déficit fiscal que prevé para el próximo año. No obstante, la medida ha recibido el rechazo de varios sectores, incluyendo a varios líderes de la oposición, como Jaime Nebot y Guillermo Lasso, que no solo creen que esta medida resultará poco eficiente, sino que servirá a las autoridades como ‘cortina de humo’ para evitar realizar un real ajuste en el gasto público.

Acosta coincide con ellos, pero defiende la idea de empezar a revisar la política de subsidios en una época de escasez de recursos. No como estrategia para reducir el déficit porque los ciudadanos, sostiene, no tienen por qué terminar pagando los desequilibrios; pero sí como una forma de empezar a hacer que el gasto estatal sea realmente racional y eficiente.

En la proforma del 2019 el gobierno prevé recibir $ 7.000 millones por ingresos petroleros, de los cuales prevé destinar $ 4.000 millones al subsidio de combustibles. Una cifra que se vuelve irracional cuando la inversión en el campo de la salud apenas llega a los $ 3.200 millones.

“De ninguna manera creo que se debe eliminar el subsidio, porque hay sectores que, al igual que el gas doméstico, lo necesitan; pero sí es necesario irlo focalizando”, argumentó.

A su postura se suman otros analistas, que creen que mantener la política de subsidios siempre será un problema si el precio internacional del petróleo se desploma, como ha venido sucediendo en los últimos meses. Si el Estado registra menos ingresos, tendrá dificultades para poder cubrir el beneficio.

Se prevé que hoy el gobierno emita el decreto ejecutivo que pondrá en vigencia los nuevos precios de las gasolinas, pero hasta que esto suceda el debate seguirá inundando las redes sociales, además de la preocupación por un posible desabastecimiento del producto.

Gasolineros solicitan más producto

Francisco Silva, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados del Petróleo, dijo que tras el anuncio del alza, ayer hubo ciertos problemas de despacho en las provincias del centro del país. Explicó que el consumidor está optando por tanquear sus vehículos antes de que el incremento de precios se haga efectivo. Se prevé que hasta que el decreto salga, la demanda suba un 20 %. Por ello, piden a Petroecuador aumentar los cupos que reciben de 3’000.000 de galones a 3’600.000.