Los economicos urgentes alteran la agenda legislativa

  Actualidad

Los economicos urgentes alteran la agenda legislativa

Los económicos urgentes alteran la agenda legislativa

Alteran el ritmo. Los proyectos económicos urgentes, que llegan desde el Ejecutivo, ‘revolucionan’ el movimiento de la Asamblea.

Los legisladores gubernamentales saltan el flujo de trabajo normal para atender esas demandas, que tienen un plazo fijo de 30 días, según la Constitución. En ese tiempo el Parlamento debe aprobar, modificar o negar esas iniciativas.

¿Esas horas dedicadas a cambiar las reglas en algunos ámbitos económicos atrasan la agenda parlamentaria?

La oposición cree que sí. En carpeta están 36 iniciativas trazadas por el propio puño de la bancada oficialista, hasta mayo de 2017, es decir, en los últimos 13 meses de gestión. Eso significa, que el bloque de Alianza PAIS deberá aprobar 2,7 propuestas cada mes.

Esa ruta, sin embargo, ya se alteró desde enero hasta marzo porque los legisladores han tenido que ‘lidiar’ con dos proyectos económicos urgentes. El primero, con un nombre eterno, que está aprobado: la Ley para la Promoción del Trabajo Juvenil, Regulación Excepcional de la Jornada de Trabajo, Cesantía y Seguro de Desempleo. El segundo, cuyo informe para el primer debate está listo: el proyecto de Ley de Equilibrio de las Finanzas.

El jefe del bloque de Avanza y exaliado del Gobierno, Antonio Posso, cree sí “les quitará tiempo, aunque, en este momento, no les importa. Están desesperados por sacar plata de donde sea para cubrir el agujero fiscal de 11.000 millones de dólares”, dijo a EXPRESO.

Pero el jefe de bloque de PAIS, Fausto Cayambe, explicó que ellos trabajan con dos planificaciones: una de los proyectos de la agenda legislativa; y otra de los que llegan como urgentes y según la coyuntura política. “Si logramos cumplir con el 70 % de nuestra agenda es bastante. Eso es una proyección”, dijo a este Diario.

A lo largo de estos nueve años, el Ejecutivo ha pasado, al menos, 18 propuestas bajo esa categoría. Entre ellas también hubo tres códigos. Esta cifra incluye a dos iniciativas que se cayeron en el camino, por las protestas ciudadanas de junio de 2015: las leyes de herencias y plusvalía.

Ese total de propuestas, con carácter económico urgente, implica que los asambleístas verde flex han aprobado un promedio de 1,7 proyectos por año. Sin embargo, ese número es relativo porque durante los dos primeros años de Gobierno, por ejemplo, la presidencia no remitió ninguna iniciativa.

De 2010 a 2015, han presentado en promedio tres por año. Para el legislador del Partido Sociedad Patriótica, Paco Fierro, el movimiento gubernamental tiene la “pretensión de aprobar muchos proyectos este año. Pero darán prioridad al tema económico, ya hay dos que tienen ese carácter. La economía está tan mal que ha decidido poner más impuestos”, explicó a este Diario.

Algunos de esos proyectos ‘urgentes’ han sido apoyados por la oposición. Por ejemplo, en 2012, la Ley Orgánica para la Regulación de los Créditos para Vivienda y Vehículos tuvo los votos del antiguo Movimiento Popular Democrático, Pachakutik e independientes.

El oficialista Hólger Chávez se toma la alteración de plazos con ‘filosofía. “El ser y circunstancia se aplican en este caso. La realidad obliga al Gobierno a actuar así”. Aunque dijo no recordar el número de proyectos urgentes, “están orientados a sintonizar con el pueblo”.

Alteran el ritmo. Los proyectos económicos urgentes, que llegan desde el Ejecutivo, ‘revolucionan’ el movimiento de la Asamblea.

Los legisladores gubernamentales saltan el flujo de trabajo normal para atender esas demandas, que tienen un plazo fijo de 30 días, según la Constitución. En ese tiempo el Parlamento debe aprobar, modificar o negar esas iniciativas.

¿Esas horas dedicadas a cambiar las reglas en algunos ámbitos económicos atrasan la agenda parlamentaria?

La oposición cree que sí. En carpeta están 36 iniciativas trazadas por el propio puño de la bancada oficialista, hasta mayo de 2017, es decir, en los últimos 13 meses de gestión. Eso significa, que el bloque de Alianza PAIS deberá aprobar 2,7 propuestas cada mes.

Esa ruta, sin embargo, ya se alteró desde enero hasta marzo porque los legisladores han tenido que ‘lidiar’ con dos proyectos económicos urgentes. El primero, con un nombre eterno, que está aprobado: la Ley para la Promoción del Trabajo Juvenil, Regulación Excepcional de la Jornada de Trabajo, Cesantía y Seguro de Desempleo. El segundo, cuyo informe para el primer debate está listo: el proyecto de Ley de Equilibrio de las Finanzas.

El jefe del bloque de Avanza y exaliado del Gobierno, Antonio Posso, cree sí “les quitará tiempo, aunque, en este momento, no les importa. Están desesperados por sacar plata de donde sea para cubrir el agujero fiscal de 11.000 millones de dólares”, dijo a EXPRESO.

Pero el jefe de bloque de PAIS, Fausto Cayambe, explicó que ellos trabajan con dos planificaciones: una de los proyectos de la agenda legislativa; y otra de los que llegan como urgentes y según la coyuntura política. “Si logramos cumplir con el 70 % de nuestra agenda es bastante. Eso es una proyección”, dijo a este Diario.

A lo largo de estos nueve años, el Ejecutivo ha pasado, al menos, 18 propuestas bajo esa categoría. Entre ellas también hubo tres códigos. Esta cifra incluye a dos iniciativas que se cayeron en el camino, por las protestas ciudadanas de junio de 2015: las leyes de herencias y plusvalía.

Ese total de propuestas, con carácter económico urgente, implica que los asambleístas verde flex han aprobado un promedio de 1,7 proyectos por año. Sin embargo, ese número es relativo porque durante los dos primeros años de Gobierno, por ejemplo, la presidencia no remitió ninguna iniciativa.

De 2010 a 2015, han presentado en promedio tres por año. Para el legislador del Partido Sociedad Patriótica, Paco Fierro, el movimiento gubernamental tiene la “pretensión de aprobar muchos proyectos este año. Pero darán prioridad al tema económico, ya hay dos que tienen ese carácter. La economía está tan mal que ha decidido poner más impuestos”, explicó a este Diario.

Algunos de esos proyectos ‘urgentes’ han sido apoyados por la oposición. Por ejemplo, en 2012, la Ley Orgánica para la Regulación de los Créditos para Vivienda y Vehículos tuvo los votos del antiguo Movimiento Popular Democrático, Pachakutik e independientes.

El oficialista Hólger Chávez se toma la alteración de plazos con ‘filosofía. “El ser y circunstancia se aplican en este caso. La realidad obliga al Gobierno a actuar así”. Aunque dijo no recordar el número de proyectos urgentes, “están orientados a sintonizar con el pueblo”.