Economía

Simón Cueva: un matemático de centroizquierda

El próximo ministro de Finanzas es un doctor en Economía que conoce por dentro al FMI. Busca darle pragmatismo al régimen.

383891E6-CD1B-45B5-91E8-0E8E3757194B
Cueva tiene experiencia en organismos multilaterales. Trabajo en el FMI como representante en Bolivia.Cortesía.

“Cuando le conocí a Simón tenía dos características:conquistaba a una de las chicas guapas de mi clase, él estudiaba en el colegio La Condamine (Quito), y ganaba los concursos intercolegiales de matemáticas”, cuenta Vicente Albornoz, decano de la facultad de Economía de la Universidad de las Américas (UDLA), al ser consultado sobre el próximo ministro de Economía y Finanzas, Simón Cueva Armijos, que llegará a su cargo el 24 de mayo, cuando Guillermo Lasso asuma el mandato.

45CF6384-624F-491C-9E80-3E9950B41717

Simón Cueva, el próximo ministro de Finanzas, se reunió con organismos multilaterales

Leer más

Su habilidad con las matemáticas y su educación en el colegio La Condamine (franco-ecuatoriano), dice Albornoz, le permitió a Cueva Armijos acceder a un sinnúmero de becas en Francia. De hecho, Cueva Armijos es doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de París I, también conocida como La Sorbona, según su hoja de vida.

La noche del pasado miércoles 5 de mayo, el presidente electo, Guillermo Lasso, anunció oficialmente que Cueva Armijos será el ministro de Economía y Finanzas de su gobierno. “Un gran profesional comprometido con el futuro del Ecuador. Nuestra gestión será responsable y solidaria con la ciudadanía. Vamos a poner en orden la economía con sentido social”, dijo Lasso en su cuenta de Twitter.

Previo a su doctorado, Cueva Armijos se graduó como ingeniero en matemática y física de la École polytechnique, también de Francia.

El currículum del próximo ministro señala que fue también director de TNK Economics, una organización mundial que estudia los problemas de la economía. Actualmente es director académico regional de Laureate Latinoamérica, un grupo de universidades estadounidenses que opera en 25 países del mundo.

Cueva Armijos trabajó en el Fondo Monetario Internacional (FMI) como economista sénior y representante en Bolivia desde 1999 a 2006.

“Sabe muy bien por dónde cogerle al FMI. Para el FMI, una de las personas difíciles con quien negociar debe ser un exfuncionario. Sabe qué pedir, dónde pedir y a quién pedir. Es alguien que entiende muy bien la lógica del Fondo Monetario”, asegura Albornoz.

“Sabe muy bien por dónde cogerle al FMI. Para el FMI, una de las personas difíciles con quien negociar debe ser un exfuncionario.

Vicente Albornoz, decano de la Facultdad de Economía de la UDLA

Con el decano de Economía de la UDLA coincide Augusto de la Torre, execonomista jefe para América Latina del Banco Mundial y consejero económico del actual presidente de la República, Lenín Moreno.  

06FA9AA8-4566-481E-B30D-185DC5CB2C00

Ministro Pozo: “Hay apertura” del FMI para renegociar con el nuevo gobierno

Leer más

Cuando De la Torre ocupó el cargo de gerente del Banco Central del Ecuador (BCE), asegura que le reclutó como director general de estudios de la entidad, entre 1995 y 1999. “Fue un colaborador de alto calibre”.

¿El próximo ministro de Finanzas es de izquierda o derecha? O como suelen definirse los economistas, ¿ortodoxo o heterodoxo? “Él es más de centroizquierda. Es un hombre convencido de la equidad social. Entiende bien las dificultades de los diálogos entre economistas y políticos”, asegura De la Torre.

Simón Cueva Armijos es hijo de Juan Cueva, quien fue diputado por la Izquierda Democrática, señala Albornoz. “Es una persona de centroizquierda. Simón más bien es una persona poco ideológica. Algo muy típico de los matemáticos”, dice su colega.

¿Cuándo se decidió en el equipo de Lasso la designación de Cueva? A la interna del nuevo gobierno se señala que en los días que se estableció el equipo de transición. Además, se menciona “el Ecuador del encuentro” no es solo un eslogan y en realidad se pretende cumplirlo. En ese contexto, el nuevo mandatario buscó anteponer ideologías para decantarse por un economista pragmático, que le permita solucionar la situación fiscal.