Roberto González: “El banco del Pacífico no se vende, pero de este proceso sale fortalecido”

  Economía

Roberto González: “El banco del Pacífico no se vende, pero de este proceso sale fortalecido”

El presidente ejecutivo del Banco del Pacífico cuenta a EXPRESO los detalles del concurso de venta de la entidad que, por falta de oferentes, debió declararse como desierto

Roberto González
Roberto González estuvo en el Pacífico como parte de la administración española que lo rescató luego de la crisis financiera del 99, y que lo ubicó como el segundo en importancia.CHRISTIAN VASCONEZ / Expreso

La inestabilidad económica global, el alto riesgo país y ciertas reglas internas terminaron por boicotear la venta -prevista para fines de año- del Banco del Pacífico, el segundo más grande de Ecuador. Declarado desierto el concurso, Roberto González, presidente de la entidad, cuenta a EXPRESO los detalles y concluye que, si bien el banco no alcanzó a venderse, de este proceso se sale con buenos resultados.

Banco del Pacífico

La venta del Banco del Pacífico se cae por falta de interesados

Leer más

- Treinta entidades internacionales fueron invitadas a participar de este proceso, pero a finales de octubre, apenas una terminó por animarse y entregar una oferta vinculante. ¿Tan malo fue el precio ofrecido para no negociar y declarar desierto este concurso?

- Fue una oferta que se alejó totalmente del valor mínimo que se requería, estaba por debajo del valor en libros (valor patrimonial) y así era imposible venderlo. El vender así no es lo más recomendable, a menos que se tenga la urgencia de querer salir de determinados bienes, pero este no es el caso. Este banco es un banco que hoy por hoy es el segundo del país, tiene una cuota de mercado importante y un valor en libros que al final del presente año va a superar los $ 900 millones, producto de las reformas y el saneamiento que se ha hecho.

- ¿De dónde es este banco y cuánto llegó a ofrecer?

- Por un tema de confidencialidad no puedo dar nombres, pero era un banco latinoamericano que llegó a ofrecer más abajo del 30 % del valor en libros, algo que era totalmente inviable.

Es cierto que (por tema de eficiencia) se debe regresar al banco a manos privadas, pero no a cualquier precio.

- ¿Qué pasó con las otras ofertas? ¿Qué alegaron para no seguir en el proceso?

- No llegaron a presentar valores, porque adujeron condiciones y reglas no adecuadas. Llegaron a pedir que se modificaran determinadas leyes, que el Estado asumiera determinada cartera, que se garantizaran pagos, temas de ese tipo. Son lógicos en una negociación y pueden ser considerados, pero siempre y cuando se respete el valor mínimo.

- ¿Qué ley específica pedían modificar?

- En el país está vigente la limitación de que un grupo financiero sea propietario de un negocio no financiero. Eso lo escuchamos a lo largo del proceso y probablemente sea un tema en que se tenga que trabajar en el futuro porque no tiene sentido en un contexto en que se requiere de más inversión extranjera. No debería haber esa limitación siempre y cuando se respeten las normas de vinculación entre negocios, la no concentración de proyectos. Pero no solo eso. También influyeron otros factores. Temas que podemos llamar geopolíticos. Los sucesos que se han dado en el país en las últimas semanas de alguna manera retraen el interés o lo anestesian.

- ¿Cuánto afectó el riesgo país?

- La prima de riesgo pasó de 600 a más de 1.700 en fechas recientes. Al elevarse el riesgo, sube la tasa de descuento y eso castiga el valor actual. También debemos tener en cuenta que las tasas de interés en todo el mundo han subido de manera considerable en los últimos meses. Hemos pasado de tasas cercanas al 0, a los 4,5 actualmente, en el mercado internacional. Eso afecta también a la valoración de un banco. Desafortunadamente, todos estos factores se juntaron; perfecto, no se dio la venta, pero creemos que habrá otra ocasión con mejores circunstancias que lo permitan. Volveremos a lanzar el proceso probablemente con un rango distinto.

Creemos que las condiciones mejorarán y que    volveremos a lanzar el proceso, tal vez con un rango distinto.

- ¿Qué probarán la próxima vez?

- Este proceso se centró exclusivamente en bancos internacionales, pero existen otros grupos de inversores que a lo mejor podrían estar interesados: fondos de inversión, family offices, inversiones personales que estarían dispuestos a participar. Eso es algo que podría estudiarse, pero por el tiempo, no creo que ya este año. Pero si bien el banco no se vendió este año, creo que el banco sale muy fortalecido de este proceso. A finales de este año presentará utilidades extremadamente altas, probablemente las más altas de sus 50 años de vida: hablamos de $ 100 y $ 105 millones y de un patrimonio que, como dijimos, va a superar los $ 900 millones. Cuando arrancó esta administración, estaba por debajo de los $ 800 millones. Tenemos un banco más sólido y más solvente.

- ¿Cuándo cree que se abriría este proceso?

- Yo no creería que esto ocurra antes de la primera mitad de año, los mercados no se calman rápidamente, las primas de riesgo no bajan rápido.

- También se ha anunciado que el 2023 será un año recesivo. Podría incluso pasarse al 2024.

Iess- Banco- Comisión

Si el Banco del Pacífico forma parte del patrimonio del IESS, se analizó en la Asamblea

Leer más

- Podría ser. El 2023 será complicado, pero por otra parte nos permitirá completar todo el proceso de saneamiento que hará que el banco siga ganando valor. Adicional a la utilidad de este año, el banco va a destinar más de $ 150 millones en provisiones para seguir saneando la cartera crediticia (impaga).

- ¿Eso no le restó también algo de atractivo? ¿Cuál es la tarea que resta por hacer?

- Nunca un banco está totalmente saneado, siempre tiene un porcentaje de cartera (improductiva). Y, efectivamente, hay inversores que no quieren hacerse cargo de esos créditos y, como hemos dicho, ahí es donde se puede dar una negociación, pero siempre y cuando ese valor no afecte al valor mínimo esperado yeso no sucedió. El nivel de cartera improductiva actual es de 3,45 % (del total de la cartera), antes del inicio del proceso superaba el 4,50 %. Aún estamos por encima de la media de los bancos privados que es de 2,5 y 2,7 %, en eso hay que trabajar.

  • CONTEXTO

Hasta agosto de este año, 33 entidades internacionales habían sido invitadas a conocer del proceso de venta. De ellas, solo seis se mostraron interesadas y solicitaron mayor información, tres de ellas enviaron ofertas no vinculantes, pero hasta el 31 de octubre de este año, plazo establecido, solo una llegó a presentar una oferta final vinculante.