Reactivar convenciones, el respiro que busca el turismo

  Economía

Reactivar convenciones, el respiro que busca el turismo

Varios frentes del país trabajan en proyectos para rescatar la industria de reuniones. En 2020, Quito y Guayaquil dejaron de percibir casi $ 200 millones

convenciones
En la región. Entre América Latina y el Caribe, estas reuniones generaban 33 billones de dólares, según un estudio realizado por Oxford Economics.Archivo / Expreso

La impotencia de no poder subsistir ante las restricciones que merman el arribo de viajeros está obligando al sector turístico a buscar vías para aliviar sus nulos o alicaídos ingresos. Una salida, se cree, está en reactivar el segmento MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions/Events), más conocido como la industria de reuniones.

WhatsApp Image 2021-04-08 at 09.40.55

Guayaquil: Comité de Turismo pide una reunión urgente con Viteri

Leer más

El año pasado, cuando el mundo soportaba los letales efectos de la pandemia, decenas de convenciones y eventos empresariales locales e internacionales tuvieron que suspenderse y reprogramarse. Eso, para Quito y Guayaquil, las dos principales ciudades que acogen estas citas, significó una disminución de ingresos por casi $ 200 millones. De ese monto, el mayor impacto lo sufrió el Puerto Principal, pues solo en esta ciudad las pérdidas se calculan en 115’257.600 dólares. Si el año previo llegaron a realizarse 150 eventos, en 2020 esa cifra apenas alcanzó los 67 (14 presenciales, 46 virtuales y 7 híbridos). 

“La pandemia hizo incluso que perdiéramos nuestros propios programas. Aquí hemos calculado solo eventos, congresos, pero las ferias no. Hablo de las que se hacen en el Centro de Convenciones: Hábitat, Autoshow... ha sido una pérdida terrible”, dice Gloria Gallardo, presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil.

En miras de la reactivación, muchos países están buscando retomar la realización de congresos, porque son claves para lograr una mayor dinámica económica. No solo sirven como plataforma de intercambio de conocimientos, sino como podio de promoción de productos y servicios. Además de ser un gancho para aprovechar y vacacionar un país determinado, alimentando a toda una red de negocios: hoteles, restaurantes y aerolíneas.

Holbach Muñeton, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo, menciona que antes de la crisis sanitaria, el turismo llegaba a generar en el país $ 2.200 millones. Y aunque no hay cálculos oficiales, él estima que más del 20 % de esos recursos llegaba a originarse por la realización de estos grandes eventos que, a su criterio, no deberían restringirse, pues organizados bajo estrictos parámetros de control de bioseguridad, no constituyen un foco de contagio del coronavirus. “Los contagios, como ya se ha visto, están en la informalidad y no en estos eventos donde hay rigurosos controles: toma de temperatura, uso de alcohol, aforos (limitados), distanciamiento”.

Actualmente las normas dispuestas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) limitan la realización de estas actividades a un aforo del 30 %. No obstante, las dificultades para su realización también se deben a las constantes restricciones de movilidad. Muñeton recalca que para superar el virus aún falta mucho y en este escenario es necesario irse planteando protocolos focalizados para cada actividad. El próximo lunes, dijo, el Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE) presentará un proyecto que tiene como fin fomentar la realización de estos eventos. El documento que entregarán al COE, adelantó el dirigente, no solo contiene restricciones más aterrizadas a las necesidades de este segmento, sino fuertes sanciones para quien las incumpla.

Los intentos por fortalecer esta actividad también cruzan fronteras. El Municipio de Guayaquil acaba de firmar una alianza estratégica entre burós latinoamericanos con países como Argentina, Chile, Panamá, Costa Rica y Paraguay, para aumentar el número de negocios y el volumen en turismo de reuniones. Gallardo menciona que la intención es crear una red de contacto e información para coordinar los potenciales eventos que se pueden llevar a cabo en cada ciudad. Por otra parte, impulsará participaciones de forma conjunta en ferias, cuando por razones de presupuesto no puedan hacerlo individualmente.

La industria del turismo de reuniones a nivel mundial prevé recuperarse en el segundo semestre del presente año, aunque nada está dicho. Para que esto suceda a plenitud, dice André Obiol, presidente de la Federación de Hoteleros, debe garantizarse la vacunación. “Esa es la única solución para que los congresos vuelvan a darse. Por ello ya algunos países se preparan y empiezan a hablar de exigir el pasaporte COVID”.

  • UN EVENTO VIRTUAL NO ES LO MISMO 

Para este año, Guayaquil ya ha confirmado 33 eventos (11 virtuales, 3 híbridos y 19 presenciales). Aunque los congresos online generan visibilidad al país, los ingresos no se igualan a los obtenidos con presencia física. Solo por el Congreso de Parques Urbanos y el Business Future of the Americas, que iba a convocar a 800 asistentes, hay una pérdida de $ 3,6 millones.

  • ENTREVISTA. Francisco Adino/ Epidemiólogo

La propuesta de los operadores turísticos de fomentar estos grandes eventos, ¿qué factible sería en este momento?

DSC01147

'¿Sabías qué?', una campaña que apunta a reactivar la economía y el turismo local

Leer más

En pico de contagios no es lo recomendable, pero cuando esto se controle es factible; pero debería de pensarse en distanciamiento, en lugares que sean al aire libre y tomando las medidas de bioseguridad necesarias. Sabemos que los espacios cerrados no son los más indicados.

¿Qué hay del control de ingreso en aeropuertos, ahora que existen nuevas variantes?

El riesgo no viene de afuera. La variante brasileña no necesariamente tiene que venir de afuera. El virus es un ser vivo que se defiende frente a la agresión y (como en todo lado) lo que hace es mutar. Esa secuencia puede ser similar a la de Inglaterra, Manaos, Nueva York. La variante brasileña puede estar acá hace rato, y no ser brasileña sino ecuatorianísima.

¿Qué otros controles se podrían aplicar?

Esto va a durar dos años. La gente tiene que saber que a estas alturas tiene que autodisciplinarse, ser más consciente, informarse.