Mayor control al crédito que otorgan las cooperativas de ahorro y crédito

  Economía

Mayor control al crédito que otorgan las cooperativas de ahorro y crédito

Mejorar el riesgo es lo que busca la nueva normativa en vigencia de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria.

Andalucía
Habrá mayor rigurosidad en la entrega de créditos.Cortesía

La Superintendencia de Economía Popular y Solidaria publicó hace pocos días una nueva normativa para las Cooperativas de Ahorro y Crédito para una menor “gestión de sus riesgos, bajo la metodología de pérdida esperada”.

CNEL-02

La compra pública se concentra en 5 entes

Leer más

La norma establece estándares mínimos para la gestión de riesgo. Entre ellos, límites de exposición, perfiles de riesgo, entre otros. Ahora se están aplicando estándares similares a los que tiene la banca. Se imponen días de morosidad para los distintos tipos de riesgo (en cada una de las categorías): normal, potencial, deficiente, dudoso recaudo, pérdida.

Se reduce los días considerados en cada categoría crediticia para establecer la mora, lo que tiene impacto en el nivel de provisiones, acercándose a lo establecido para las entidades privadas.

Para las cooperativas de los segmentos 2, 3, 4 y 5 se agregan límites para conceder operaciones activas y contingentes en función del patrimonio técnico de la entidad, y también establece límites de cupos de crédito y garantías de grupo (asimilándolas también a las que tiene la banca privada).

BAHIA

Despidos, la opción que no quieren los empresarios

Leer más

Las entidades de los segmentos 1, 2 y 3 deben contar con metodologías y técnicas para determinar la pérdida esperada, basadas en el comportamiento histórico. Aplicables, dependiendo el segmento, en máximo 12 meses.

Contar con un proceso formalmente establecido de administración del riesgo de crédito en: otorgamiento, seguimiento y recuperación, que asegure la calidad de sus portafolios y además permita identificar, medir, priorizar, controlar, mitigar, monitorear y comunicar las exposiciones de riesgo de contraparte y las pérdidas esperadas, a fin de mantener una adecuada cobertura de provisiones o de patrimonio técnico.