Economía

La reforma tributaria, bajo la venia del FMI

El organismo califica como un hito la posible aprobación de la Ley. El trámite aceleraría la ejecución de nuevos desembolsos.

Richard Martínez y Kristalina Georgieva.
Washington D.C. La directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, se reunió el pasado martes con el ministro de Finanzas, Richard Martínez.Cortesía

La aprobación de la Ley de Simplicidad y Progresividad Tributaria haría que el FMI retome la segunda y tercera revisión, previstas en el programa de ajuste económico y con ello, que el país pueda acceder a $ 500 millones a finales de este año. Por lo pronto, el organismo internacional ya ha dado su beneplácito.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que la aprobación de esta reforma se convertiría en “un hito importante” para el programa del Gobierno y que ello facilitaría completar pronto las revisiones pendientes, que darían paso a nuevos desembolsos. Es la primera conclusión del organismo, luego de que la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, se reuniera el pasado martes con el ministro de Finanzas, Richard Martínez, en Washington D.C., para analizar las perspectivas económicas del país y los planes de políticas que implementa el Gobierno.

Tras concluir la reunión, el portavoz del FMI, Gerry Rice, emitió ayer una declaración donde manifiesta que “las autoridades ecuatorianas se mantienen firmes en su compromiso de aplicar políticas destinadas a fortalecer la economía ecuatoriana y proteger a los más vulnerables” y que, en ese sentido, el FMI “sigue estrechamente comprometido con las autoridades mientras continúan trabajando en la implementación de su plan económico”.

El comunicado expresa además que la reforma fiscal, presentada recientemente a la Asamblea Nacional, y que se prevé será analizada en primer debate mañana, “ayudará a fortalecer las finanzas del Gobierno y hará que el sistema tributario sea más simple y más favorable al crecimiento”.

De aprobarse la ley, el Gobierno calcula ingresos por $ 620 millones, a través de la posible gravación de ciertos impuestos a servicios digitales y a la telefonía pospago. Entre otras cosas, también propone una contribución única para sociedades con ingresos mayores a un millón de dólares y las personas que perciban ingresos mayores a 100.000 dólares anuales, “solo podrán deducir de su Impuesto a la Renta los gastos correspondientes a enfermedades catastróficas, huérfanas o raras”.

El proyecto forma parte de los ajustes que el Gobierno se ha comprometido a aplicar, en el marco del acuerdo financiero que firmó con el FMI en marzo de este año, el mismo que a cambio incluía el acceso a créditos por el monto de $ 4.200 millones, para los próximos 3 años, tiempo en el que deberán ejecutarse los cambios.

Hasta el momento, el organismo internacional ya ha desembolsado $ 900 millones, pero el Gobierno de Lenín Moreno espera otros $ 500 millones, hasta finales de año ($ 250 millones de la revisión de septiembre y $ 250 millones de la revisión prevista para diciembre).

Escenarios de cambios 

El origen

En marzo de este año, el Gobierno ecuatoriano y el FMI suscribieron un acuerdo por financiamiento de $ 4.200 millones. El pacto permitió que el país también acceda a $ 6.000 millones más, provenientes de seis organismos multilaterales.

Medidas

Tras la derogación de un decreto que eliminaba el subsidio a los combustibles y el archivo de la propuesta de Ley de Crecimiento Económico, el Gobierno intenta, por tercera vez, el apoyo a la reforma tributaria, que pasará a primer debate mañana.

Recursos

El Gobierno prevé recaudar $ 620 millones con la nueva reforma. Los recursos, según ha asegurado, se destinarán a “quienes más necesitan”. Las autoridades calculan que el 65 por ciento de la inversión pública se destinará al sector social.