Cuatro nuevos contratos laborales rigen desde este 30 de octubre de 2020

  Economía

Cuatro nuevos contratos laborales rigen desde este 30 de octubre de 2020

El Ministerio de Trabajo presentó las modalidades contractuales: productivo, emprendimiento, joven y turístico-cultural. Todos son a plazo fijo. 

thumbnail_A1-6607259-1 (16607259)
En el sector urbano se registran cifras más altas de desempleo, según el INEC.Archivo.

Este 30 de octubre de 2020, el Ministerio de Trabajo expidió cuatro nuevos contratos laborales con el fin de impulsar la creación de plazas de empleo: contrato de emprendimiento, contrato productivo, contrato joven y de formación, y contrato turístico cultural y/o recreativo.

El ministro de Trabajo, Andrés Isch, explicó que las nuevas modalidades contractuales buscan generar oportunidades para los desempleados y para los trabajadores que están en la informalidad. 

La pandemia de COVID-19 agravó la situación laboral en el país. Hasta septiembre de este año 522.620 personas estaban desempleadas y solo cuatro de cada 10 trabajadores tenían un empleo adecuado, es decir, percibían ingresos laborales iguales o superiores al salario mínimo, trabajaban igual o más de 40 horas a la semana, independientemente del deseo y disponibilidad de trabajar horas adicionales.   

thumbnail_CIFRAS-EMPLEO
Infografía.Expreso.

Un aspecto común de los cuatro nuevos contratos es que son a plazo fijo con la posibilidad de ser indefinidos, en caso de que el empleador decida renovarlos. Además, se aplicarán únicamente para nuevos contratos. 

“Se garantiza todos los derechos que están en el Código (de Trabajo): remuneración básica, jornada de descanso, vacaciones, indemnización en caso de despido intempestivo, si el contrato termina antes del contrato fijo”, dijo Isch, en un conversatorio virtual con medios de comunicación.     

¿En qué consistirán los nuevos contratos? EXPRESO le explica algunos detalles de las nuevas modalidades contractuales:   

  1. Contrato Productivo:  El contrato productivo busca facilitar la adaptación de los diferentes segmentos productivos del país. “Es un trabajo que puede ser continuo o discontinuo. Dependiendo del tipo de rama permitirá, por ejemplo, que se pueda trabajar en el pico de producción, de una manera más amplia, o, por el contrario, mantenerlo por todo el año, dependiendo de las necesidades del sector”, dijo Isch. Además, en el caso del contrato productivo, todo dependerá de los acuerdos a los que lleguen los empleadores con los trabajadores. El contrato puede ser a plazo fijo y después de un tiempo pasa a ser indefinido.
  2. Contrato Turístico, Cultural y/o Recreativo: En el caso del contrato Turístico Cultural, una de sus principales características es la adaptación a los tiempos de trabajo. Por ejemplo, semanas completas de trabajo para profesionales del sector que trabajen en cruceros o como guías en el Oriente ecuatoriano. “Permitirá una jornada de 20 días, de forma pactada entre el trabajador y el empleador”. En el caso de estar en alta mar, en un crucero, la jornada puede extenderse máximo hasta 70 días. Asimismo, si el empleado debe llegar a una locación muy alejada la empresa debe proporcionarle vivienda y transporte, que no serán parte de su remuneración.
  3. Contrato de Emprendimiento:  En el caso del contrato de emprendimiento, busca complementar los incentivos de la Ley de Emprendimiento, vigente desde este año. Para que los pequeños negocios puedan estar registrados en el Registro Nacional de Emprendimiento del Ministerio de Producción. La modalidad contractual también busca adaptarse a las jornadas de los emprendedores. Además, la duración del contrato será máximo de cinco años, antes de volverse indefinidos. Ese lapso es el tope que un emprendimiento puede constar en el Registro Nacional de Emprendedores. “Los trabajadores contarán con contratos de, al menos, un año. Esos contratos pueden ser prorrogados durante el tiempo que dure el registro del emprendedor: hasta cinco años”, añadió el titular de la cartera de Trabajo.
  4. Contrato Joven: Mientras que el contrato joven es una nueva modalidad que no reemplazará al contrato juvenil. El objetivo es que los jóvenes aprendan, ganen experiencia y puedan hacer una carrera en empresas. Esta modalidad, que tendrá un plazo fijo, se puede aplicar a jóvenes de hasta 26 años con cualquier tipo de formación. Una de sus particularidades es que los jóvenes puedan rotar por la empresa con mayor libertad para ampliar su aprendizaje. A diferencia de las pasantías, los jóvenes deberán ganar un salario más alto.