Economía

Un clon le da larga vida a la yuca

Diario EXPRESO tuvo acceso a una investigación revelada este noviembre. La nueva variedad ‘La Rendidora’ promete buena productividad y excelente sabor

IMG-20201120-WA0132
La situación. Las variedades antiguas no tienen la misma calidad ni buena productividad.Cortesía

Una nueva variedad de yuca, La Rendidora, anda libre en un mercado de alto consumo como el ecuatoriano.

La comunidad ofrece la chicha como símbolo de bienvenida a quienes los visitan. Por tanto, se debe beber esta chicha con mucho agrado, una simple muestra de cordialidad correspondida.

La chicha de yuca ya no se mastica, se amasa

Leer más

Un estudio presentado recién este mes de noviembre de 2020 por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) revela datos interesantes de este cultivo, que lo ponen como una opción de exportación con valor agregado: harinas y chips.

La yuca, Manihot esculenta crantz, de la familia Euphorbiaceae, a nivel mundial es el segundo cultivo más importante dentro de las raíces y tubérculos, superado por la papa. Y se cultiva en más de 90 países.

En Ecuador es considerado un producto fundamental para la seguridad alimentaria, ya que no solo está presente en la dieta de los habitantes de las áreas rurales, sino en las ciudades grandes y pequeñas: es el necesario acompañante del pescado en los encebollados y de los yogures comerciales.

CONSUMOEntre los planes del Gobierno está fomentar la exportación, así como lo ha hecho con el aguacate, la uvilla y en los próximos días la leche en polvo.

El consumo anual per cápita es de 12 kilos, aún menor a los 50 del arroz. La producción, en 2017, alcanzó las 66.147 toneladas, cosechadas en aproximadamente 20.000 hectáreas.

Las raíces frescas de yuca a más de emplearse para el consumo humano y animal, “se constituyen en materia prima para las industrias locales como el almidón utilizado en las textileras, cartoneras, farmacéuticas, cosméticos, pinturas; las harinas para balanceados; y las masas. Además se exporta en fresco parafinado o trozado y congelado y procesado como muchines, encebollado, pancitos de yuca, entre los principales”. El estudio sobre la variedad ‘La Rendidora’ fue elaborado por Gloria Cobeña Ruiz, Benny Avellán Cedeño, Alma Mendoza García, Ernesto Cañarte Bermúdez, Eddie Zambrano Zambrano, Bernardo Navarrete Cedeño y Ricardo Limongi Andrade.

Esta variedad de yuca aporta entre 140 y 168 calorías, además de potasio, fósforo, hierro, magnesio, sodio, calcio y vitaminas A, E y del complejo B; su contenido de grasa está por debajo del 1 %.

Durante el proceso productivo una hectárea de yuca genera 64 puestos de trabajo, lo que beneficia a los agricultores del entorno, aunque en buena parte del campo la producción es de autoconsumo, en caldos, tortillas, pan, almidón para freír, aunque se usan variedades disponibles sin los procesos de producción y genética requeridos para lograr mejores rendimientos.

HUERTOS EN QUITO (32786979)

Los huertos urbanos se toman la capital

Leer más

“Hoy en día la población requiere de alimentos sanos, saludables, productos amigables con el ambiente y la yuca es uno de esos productos”, señala el MAG.

Según el ministerio, la Estación Experimental Portoviejo del Iniap dispone de un banco de germoplasma, “por lo que continuará realizando investigación en yuca, con la finalidad de generar tecnologías innovadoras acorde a la demanda de los mercados nacionales e internacionales”.

La Estación Experimental Portoviejo del Iniap de Portoviejo en los años 90 liberó dos variedades de yuca, la Iniap Portoviejo 650 y la Iniap Portoviejo -651, con la finalidad de ser utilizadas principalmente en la elaboración de harina y almidón.

Sin embargo, en los últimos años con materiales traídos desde Colombia se han registrado éxitos con variedades altamente productivas y de mejor calidad, con miras a la exportación, una de ellas ‘La Rendidora’, según las autoridades.

ALTO RENDIMIENTO Y BUENA CALIDAD

En la Estación Experimental Portoviejo del Iniap, en la provincia de Manabí, en alianzas con el Centro Internacional de Agricultura Tropical CIAT-Colombia y la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) se logró recuperar y mantener el banco de germoplasma de yuca con 266 accesiones, las mismas que fueron recolectadas en ocho provincias, incluidas las 48 introducidas del CIAT-Colombia. “Este banco permite tener una gran diversidad genética para realizar trabajos de investigación”. En las fincas con yuqueros se logró seleccionar seis materiales con rendimientos superiores a 14 toneladas por hectárea, sobresaliendo la INIAP P-652 con rendimientos promedio de 21,3 toneladas de raíces frescas, 36% de materia seca, desarrollada para la producción y consumo en fresco por sus buenas características sensoriales como: sabor dulce, textura firme y blanda, además posee potencial para la agroindustria.

  • LA RENDIDORA

PRODUCTIVIDAD. Una hectárea de yuca de esta variedad puede rendir en promedio 21,3 toneladas por hectárea; en campo de parcelas se ha logrado hasta 46 toneladas por hectáreas de raíces frescas, según los datos del Iniap.

LA MADUREZ. Sus raíces maduran entre los 7 y 12 meses. Un signo de ella es la coloración amarillenta de las hojas adultas y el abultamiento de la tierra. La primera labor previa a la cosecha es cortar todo el follaje y la estaca principal a 40 cm del nivel del suelo.

SUBPRODUCTO. El contenido de materia seca de esta variedad (36,17 %) permite tener con 5,5 o 6 quintales de yuca uno de almidón, con las variedades criollas se requiere de 10 quintales para uno de almidón, de acuerdo con la investigación realizada por los expertos.

LA SIEMBRA. Hay que utilizar estaquillas provenientes de plantas sanas y vigorosas, que tengan entre 8-12 meses de edad. Utilizar estaquillas de 15-20 cm de largo, con 5 o más nudos y utilizarlas en la siembra antes de los 8 días después de preparadas.