Economía

El Banco Mundial aprobó un crédito de $500 millones para Ecuador

El crédito es de libre disponibilidad. Este es el tercero de una serie de tres préstamos que se han desembolsado desde 2022

BANCO MUNDIAL (6601589)
Entidad.- El edificio donde funciona el Banco Mundial.Archivo/ Expreso

El directorio ejecutivo del Banco Mundial informó el pasado 4 de agosto de 2023 aprobó un crédito de libre disponibilidad por 500 millones de dólares para Ecuador. Según el organismo, el objetivo del crédito es apoyar los esfuerzos del gobierno para promover un desarrollo inclusivo, resiliente y bajo en carbono.

ec99d856-ebad-40aa-8917-61d5ac0d2517

Issam Abousleiman es el nuevo director regional para el Banco Mundial

Leer más

El multilateral explicó que este es el tercero de una serie de tres préstamos que se han desembolsado desde inicios del 2022. La primera operación, por 700 millones de dólares, fue aprobada en febrero de 2022 y la segunda, por 500 millones de dólares, fue aprobada en diciembre de 2022, con el fin de apoyar la sostenibilidad fiscal, proteger a los sectores más vulnerables y promover un desarrollo bajo en carbono.

El nuevo crédito tiene dos pilares, dijo el Banco Mundial. El primero está orientado a apoyar reformas para fortalecer el marco fiscal al mejorar la estructura institucional para abordar los desafíos relacionados con el cambio climático, incluida la gobernanza para la emisión de bonos verdes y la cuantificación del riesgo fiscal en los proyectos de alianzas público-privadas. 

El segundo pilar incluye acciones para promover un desarrollo bajo en carbono, dijo el organismo. Las medidas buscan priorizar acciones de mitigación para ayudar a integrar clima y desarrollo con el fin de promover el crecimiento verde y la movilización de capital privado. 

Los resultados esperados de las políticas apoyadas por esta operación incluyen, entre otros, la identificación de proyectos elegibles a ser financiados con la emisión de bonos verdes, un mayor alcance de los servicios públicos destinados a reducir la desnutrición, mayores inversiones en generación eléctrica renovable no convencional y reducir las pérdidas de bosques, concluyó el Banco Mundial.