Actualidad

Duran, la tarea de vivir sin agua cuatro dias a la semana

Desde su fundación hasta su separación de la Perla del Pacífico y posterior cantonización (hace 31 años), ni siendo parte de Guayaquil ni ahora, autónomo, Durán ha contado con este servicio básico las 24 horas.

Negocio. Más de 300.000 habitantes no cuentan con redes domiciliarias y deben comprarle a los tanqueros.

Una cisterna que se llena a cuentagotas cada dos días, una bomba que extrae agua muchas veces turbia, tres toneles en la acera a la espera del tanquero. El paisaje es similar en cada esquina, barrio o ciudadela cerrada de Durán: la falta de agua es un denominador común en este cantón guayasense que hoy recuerda 115 años de creación como una parroquia rural de Guayaquil.

Desde su fundación hasta su separación de la Perla del Pacífico y posterior cantonización (hace 31 años), ni siendo parte de Guayaquil ni ahora, autónomo, Durán ha contado con este servicio básico las 24 horas. Siempre el suministro ha sido racionado, llega por tubería pero ciertos días de la semana. Y en otros sitios ni eso.

Carlos Castro vive en la Cooperativa Unión y Progreso, en el norte del cantón, desde hace 35 años. Cada día espera el paso del tanquero para llenar al menos dos tanques. Eso le cuesta $ 1,60. Él es parte de los más de 320.000 pobladores que no tienen redes domiciliarias de agua (180.000 duraneños sí cuentan con las tuberías).

La situación de Lizardo Tigrero es similar a la de Castro. En la acera de su casa, en la Cooperativa Grillo Gilbert, tres tanques esperan el reparto del líquido vital. Su hija Rita hace uso de seis barriles pasando un día. “Lavo una vez a la semana y el agua que sale de la lavadora la guardo para utilizarla en el inodoro. Así se gasta menos porque sabemos que hay que comprar el agua todo el tiempo”.

En la casa de José Arboleda la situación es igual. Vive en la ciudadela 18 de Abril y cada día debe esperar una especie de “permiso” para que el agua fluya a su tubería. Lo mismo que sucede en las urbanizaciones como Centro Vial, en la vía Durán-Boliche, donde su presidente, Miguel Ruperti, confirma que el líquido llega por días. “Tenemos agua, pero solo los lunes, martes y viernes. La situación ha sido igual desde hace veinte años”, dice el hombre, quien confía en que el servicio básico llegue hoy, 16 de octubre, una promesa de la actual administración municipal.

Son tres días en la semana que hay flujo de agua, pero en ocasiones se retrasa. Como sucedió la semana pasada en la urbanización Nueva Panorama, cerca de la antigua Feria de Durán. A Leonardo Pesantes, residente en el sitio desde hace dos años, le tomó por sorpresa quedarse sin el líquido el domingo anterior, pues asegura que desde que vive en esta ciudadela cerrada no sufría de desabastecimiento. Aquella ocasión tuvo que comprarle a un tanquero y gastó $ 25 en llenar su cisterna de tres metros cúbicos. Ayer se cumplió una semana sin el suministro.

En la casa de su papá, en el centro del cantón, el líquido solo llega por succión. “Si no tenemos bomba no sube, hay días en que nos toca chupar para ayudar al proceso de succión. Y la mayoría de las veces llega turbia”, detalla Pesantes.

Las peripecias de “siempre” para tener agua se agudizaron en los últimos dos meses, aseguran varios ciudadanos. El líquido llega turbio a Brisas de Santay, por ejemplo, a donde llegan planillas y ni siquiera tienen medidores, según denuncian.

A la situación de estas últimas semanas responde la alcaldesa Alexandra Arce: “Hemos estado haciendo pruebas de presión porque el agua viene a Durán”, aseguró.

Agua a diario, pero por horas

La Empresa de Agua Potable de Durán emitió un comunicado informando que el cantón tendría agua todos los días desde el 11 de octubre, pero con restricciones: quienes tienen redes domiciliarias podrán captar agua entre las 06:00 y las 09:00 y de 19:00 a 22:00.

Precisamente ese día, un equipo de este Diario recorrió varios sectores para corroborar la situación y todos los consultados coincidieron en que el suministro no llegaba desde el lunes anterior. Hasta ayer el problema persistía, aseguró Leonardo Pesantes, residente de Nueva Panorama.

La Municipalidad tiene previsto inaugurar hoy el sistema renovado de agua entubada, un proyecto que debía estar listo (la primera fase) el primer trimestre de este año, pero se retrasó por impases con los municipios de Milagro y Yaguachi. La alcaldesa de Milagro (cantón de donde se tomará el agua que llegará a Durán) temía que al conectar una tubería desde su fuente acuífera en Chobo, el líquido mermaría para los milagreños.