Las dos caras de la Tri

  Actualidad

Las dos caras de la Tri

Los números muestran la realidad de la selección sub-20, en el empate con Estados Unidos, en su debut mundialista en Corea del Sur. La Tricolor es fuerte cuando ataca y frágil cuando defiende. Ayer mostró esas dos facetas.

Emoción. Los jugadores de la selección nacional festejan el primer gol en el Mundial Sub-20, anotado por Hernán Lino (9) a los cinco minutos. Le siguen Bryan Cabezas (10), Jordan Sierra (15) y Jhonny Quiñónez (16).

Los números muestran la realidad de la selección sub-20, en el empate con Estados Unidos, en su debut mundialista en Corea del Sur. La Tricolor es fuerte cuando ataca y frágil cuando defiende. Ayer mostró esas dos facetas.

La primera fue la ofensiva. El equipo de Javier Rodríguez fue dinámico cuando tuvo el balón y generó los espacios para llegar con claridad a la zona de finalización.

Según el informe oficial de la FIFA, generó doce ocasiones de gol, acertando a la portería en cinco. De ellas, tres terminaron en las redes. Las otras dos fueron salvadas del golero Jonathan Klinsmann.

Y lo hizo solamente con el 39 % de la posesión. Es decir, sus ataques fueron directos. Cada vez que tuvo la pelota, trató de llegar al área rival con la menor cantidad de pases.

Mientras, la defensa fue superada cada vez que encaró al contrario en el mano a mano. De las seis veces que intentó Estados Unidos, en cinco sus remates fueron al arco. Tres terminaron en gol y dos fueron salvadas por el golero José Gabriel Cevallos.

Estas dos caras de la selección tienen relación. Ecuador pone muchos elementos en el ataque y proyecta con frecuencia a los laterales. Pero le cuesta recuperar la posición defensiva. Los dos primeros goles norteamericanos fueron tras aprovechar la espalda de Pervis Estupiñán, quien estaba atacando cuando el combinado perdió el balón.

El tercer gol de Estados Unidos cayó en el último minuto. Fue tras un mal despeje defensivo que fue aprovechado por Luca de la Torre.

Para el golero Cevallos, el principal error estuvo en la concentración. Primero, porque se tenían dos goles de ventaja y tras bajar las revoluciones los empataron. Segundo, el cierre del encuentro fue deficiente. Ecuador se puso otra vez arriba en el marcador y no pudo sostenerlo al final.

El entrenador Javier Rodríguez lo anticipó antes del viaje. Él dijo que la Tricolor necesitaba afinarse en ciertos movimientos y que eso llegaría con los partidos. Pero también aclaró que la plantilla ha estado en constante evolución desde el Sudamericano y que está preparada para afrontar todos los escenarios que se presenten. El que viene es la obligación de ganar para seguir en la pelea.