Despues de la"partidocracia"que...

  Actualidad

Despues de la"partidocracia"que...

La historia social tiene lógica y dinámicas múltiples. Su comprensión es racional. Pero en ella hay abismos irracionales donde caben totalitarismos y fanatismos que se dan cuando se debilitan las organizaciones políticas y cuando el Estado y el dogmatismo las reemplazan.

El país criticó la forma y accionar de los partidos (partidocracia). Jamás se pensó en el efecto negativo que esto crearía. Los guiaba la inmediatez de “sepultar” las burdas modalidades de “hacer política”. No repararon en el “efecto destructor” y en el “vacío orgánico” que surgiría. Este fue ocupado por movimientos sociales sin lógicas políticas renovadoras de la organicidad y de fuerzas ideológicas, básicas para rehacerla y para la ciudadanía.

Cierto que lo que había era atroz y aberrante. Pero su reemplazo es intolerable, impresentable e insufrible. Al relevo partidocrático, con sus torpes figuras y accionar, le sucedió el hiperestado, partido Estado, Estado propaganda obsesiva, las sabatinas de insultos y el fanático endiosamiento a líderes tóxicos, etc., todo lo cual no reinventó la política. Hizo lo contrario. No surgió un país más democrático, sino que creó la lógica fanática de una práctica política que en cada palabra y acción decapita la institucionalidad.

El resultado histórico-social pospartidocrático de la revolución ciudadana tiene muchos efectos y evidencias: movimientos sociales perseguidos, organizaciones tomadas e ilegalizadas, líderes y opinadores amenazados y enjuiciados, imposición grosera y fanática de una sola idea, razón y acción. La desaparición de la tolerancia, del disenso y de la simple opinión y juicio contrario, las amenazas, insultos y juicios al pensar opuesto, lo dicen todo.

La evaluación del tiempo histórico pospartidocracia y posneoliberalismo no reinventó ni revalorizó la democracia, sus instituciones y ritualidades. Sucedió todo lo opuesto. La tarea es dura. Hay que reeditar y recrear la política y recuperar la democracia, cuanto los modos de hacerla, razonarla, pensarla y vivirla. El accionar de Torquemada sobre la prensa y opinión contraria dicen cuánto se ha perdido.

colaboradores@granasa.com.ec