Desean democracia

  Actualidad

Desean democracia

Desde hace algún tiempo vengo escuchando a los políticos decir que a los votantes lo que les interesa es que sus problemas sean resueltos, en lugar de las cavilaciones sobre las ideologías de derecha o de izquierda, la discusión sobre el concepto de libertad, o más aún sobre qué significa en sí la democracia. El mensaje es que existiendo carencias tan concretas como empleo, insatisfacción de necesidades básicas, vivienda, etc., el resto de conceptos etéreos pasan a segundo plano. Esto me llevó a leer una estupenda obra, La democracia eficaz, de Julio Sergio Ramírez Arango, posiblemente uno de los investigadores y académicos latinoamericanos más transcendentes de nuestros tiempos.

En su libro se destaca que en una muestra de 18 países latinoamericanos, la población contestó: en un 58,1 % que sí, cuando se le preguntó si “está de acuerdo con que el presidente vaya más allá de las leyes”. En un 56,3 % contestó afirmativamente a “cree que el desarrollo económico es más importante que la democracia”. En un 54,7 % que sí “apoyarían a un Gobierno autoritario si este resuelve los problemas económicos”. El 43,9 % contestó que “no cree que la democracia solucione los problemas del país”. En definitiva, hay una especie de “haga de mí según su voluntad, siempre que me asegure la solución de mis problemas básicos”.

No dejo de imaginarme cuál hubiera sido la respuesta hace 200 años en una consulta popular donde se preguntaba si se estaba de acuerdo con una independencia azarosa o una colonia próspera.

¿Será que estamos equivocados aquellos que pensamos que sin democracia no hay libertad, y que esta vale más que la vida misma; tal como los gringos lo están, tratando de imponer a los musulmanes fundamentalistas sus conceptos occidentales?

¿Vale la pena trabajar en procura de formar instituciones políticas, lograr la separación de poderes, alcanzar pesos y contrapesos sociales, o simplemente regalar camisetas, entregar colchones puerta a puerta, o tirar latas de atún como en el tobogán del Municipio en los años ochenta, y hacerse del poder a como sea, para “trabajar por la gente”?

Twitter@PaulEPalacios