Actualidad

Depresion y alcohol, el coctel que agito a exjueza

Antes del 17 de noviembre, Lorena Collantes Loor, exjueza de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Guayaquil, asistía a citas psicológicas para tratar un cuadro depresivo que atravesaba producto de su abrupta destitución y de problemas personales

Diligencia. La capitana Janeth Yerovi relató al fiscal David Nelson (d) cómo ocurrieron los hechos el pasado 17.

Antes del 17 de noviembre, Lorena Collantes Loor, exjueza de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Guayaquil, asistía a citas psicológicas para tratar un cuadro depresivo que atravesaba producto de su abrupta destitución y de problemas personales que pasaron al campo legal.

Es lo que, en síntesis, cuenta su abogado Omar Dáger, como antecedente a la tarde del 17 en que fue detenida, por un presunto delito de ataque o resistencia a policías, tras negarse a pagar 126 dólares por consumo de alcohol en un restaurante de Urdesa.

“Ella estaba enfrentando un problema psicológico, estaba medicada en ese momento y, tal vez, la mezcla de sustancias hicieron que actúe de esta manera”, manifestó -ayer- Dáger mientras revisaba el expediente que enfrenta la exjueza en la oficina del fiscal 3 de Administración Pública, David Nelson.

A las 14:30, la exservidora judicial debía presentarse en ese despacho para rendir su versión libre y voluntaria de los hechos que trascendieron tras la publicación de dos vídeos que recogen las amenazas y agresiones verbales a sus aprehensores.

La exfuncionaria no asistió a la diligencia. No está obligada, pues puede acogerse al derecho del silencio. Pero su abogado argumentó que tenía problemas de salud.

Horas antes, los uniformados que detuvieron a la exjueza acudieron al llamado fiscal para rendir su versión. Entre ellos, la capitana Janeth Yerovi, quien firmó el parte de detención.

La uniformada acudió acompañada de otros compañeros. Prefirió no pronunciarse ante la prensa. Su defensor, Héctor Vanegas, anunció que presentarán una acusación particular en contra de Collantes.

“Ella junto a otros policías fueron terriblemente víctimas de este tipo de amenazas, y vamos a presentar una acusación particular para crear un precedente para que nadie que se crea con poder pueda hacer en este país lo que le dé la gana”, anunció Vanegas.

El defensor señaló que, además, averiguarán quiénes son las personas que supuestamente protegen a la exfuncionaria y por qué no se le inició otra instrucción por la presunta usurpación de funciones.

El abogado Milton Reyes, defensor de otro de los policías, exteriorizó la indignación que siente su cliente por la actitud que mostró la exjueza cuando fue detenida. “Fue agredido verbalmente en su honra, su dignidad, su reputación, su uniforme fue denigrado”. En la tarde tenía previsto presentar también una acusación particular en contra de Collantes.

Pero muchas de las cosas que dijo la exjueza “eran simplemente para librarse de la situación en la que se encontraba”, justificó Dáger al descartar que su clienta haya usurpado funciones y que su actuación podría encuadrarse en una contravención de segunda clase, y no en un delito de ataque y resistencia.

Y, para determinar por qué actuó de esa manera, está a la espera de los resultados de un examen toxicológico que ya le practicaron a la exjueza. También solicitará la práctica de un examen psicológico.

Pero, dependiendo de las circunstancias -dijo el fiscal Nelson- aquello no eximiría de responsabilidades. El funcionario señaló que continuará con otras diligencias para esclarecer el caso y que en ningún momento se va a dejar presionar de ninguna forma.