Actualidad

Demorar la inscripción puede despertar la simpatía electoral

Las candidaturas de Andrés Arauz y Álvaro Noboa están en el limbo. Dilatar la decisión puede crear un lazo entre los votantes y los precandidatos aludidos

alvaro noboa
Los dirigentes cercanos a Álvaro Noboa protestaron en el exterior del CNE exigiendo su inscripción.RENE FRAGA / EXPRESO

Dos precandidatos presidenciales están en el limbo. En medio de una pugna entre el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Contencioso Electoral que se pasan la ‘papa caliente’ y alargan la resolución de ambos casos. Una verdadera novela de varios episodios que puede provocar un efecto beneficioso para los precandidatos aludidos, de acuerdo a voces expertas consultadas por este Diario.

cne

El CNE, sin poder sobre los planes de trabajo

Leer más

El analista y consultor político César Luis Barthelotti considera que, en efecto, el alargar la inscripción puede despertar una especie de simpatía del electorado en mayor y menor medida dependiendo del precandidato. En el caso de Andrés Arauz, el aspirante presidencial de la alianza Unión por la Esperanza, que aglutina a los aspirantes del correísmo, cree que no se verá muy beneficiado de esta dilatación de su inscripción porque el voto duro del correísmo no ha variado y el margen de crecimiento del postulante, a criterio del experto, dependerá de la campaña y de los cuadros provinciales. “Creería, a priori, que la calificación tardía de Arauz no le beneficia mayormente”.

No así en el caso de Álvaro Noboa, precandidato presidencial del movimiento Justicia Social. A criterio de Barthelotti, existe una percepción ciudadana de que la idea de obstaculizar su candidatura viene de otro postulante. “Creería que Álvaro Noboa puede verse beneficiado en mayor medida con estos retrasos en su calificación porque la entrada de Noboa agita votos a todos... y entre más tiempo demore la decisión acabará gravitando más”.

La indecisión podría terminar beneficiando a ambos porque la ciudadanía no entiende lo que pasa y parece que hay un impulso desde arriba para que no puedan participar.

César Luis Barthelotti, analista y consultor político.

El consultor político Camilo Severino cree que esta novela reúne las circunstancias para que el precandidato del correísmo lo use a su favor: un Consejo Electoral con baja credibilidad y un Gobierno con poca aceptación. “Es fácil que la candidatura de Andrés Arauz se muestre como víctima de una ley electoral politizada”.

Mientras que en el caso de Noboa, quien a su criterio se ha mostrado como precandidato antisistema fuerte, “el no dejarlo participar generará en la ciudadanía una percepción que es una amenaza de captar los votos antisistema y anticorreísta”.

El electorado está enojado con la clase política, el Gobierno y el sistema. Una propuesta que comunique certeza y cambio va a ser bien recibida y con opción a una segunda vuelta.

Camilo Severino, consultor político.

El también consultor político Juan Pablo Mendoza, va más allá. Muy aparte de la interpretación que pueda armar la ciudadanía sobre el enredo legal de estos dos casos en particular, el experto cree que la menos beneficiada de estos episodios es la transparencia del sistema y de la institución electoral. Él defiende el derecho a la participación, independientemente de los rostros. “Difícilmente el ciudadano esté empapado del tema o entienda el trasfondo jurídico porque es un tema enredado... sin embargo, cree que el problema de fondo es el sistema. Pone en un papel feo y de restarle mérito a la institución como el CNE”.

El hecho de no dejarlos inscribirse representa claramente una amenaza para quienes manejan el sistema electoral. Sin lugar a dudas, esto rompe una correcta participación ciudadana.

Juan Pablo Mendoza, consultor político.

Arauz prefiere la presión en las calles, mientras que Noboa lleva su caso hasta las instancias internacionales, como las Naciones Unidas, según informó Sylka Sánchez, mano derecha del empresario guayaquileño. La novela continúa.