Actualidad

La delincuencia aprovecha la oscuridad de Terranostra

La constructora Etinar instala postes de hormigón en la vía principal de la urbanización. Los residentes piden luz y exigen postes metálicos.

Oscuridad. Los residentes de Terranostra transitan por una avenida principal oscura, en el interior de la ciudadela.

Hace tres semanas, Ana Cando, moradora de la urbanización Terranostra, salió a las 20:00 de la etapa Sarria, donde reside, a la vía principal y pública de la ciudadela para ejercitarse. Cuando iniciaba su rutina de caminata, un maleante que portaba un cuchillo la amedrentó y le quitó su celular. Por la débil iluminación del área, la joven no logró apreciar el rostro del antisocial, quien se perdió entre las sombras de la oscuridad.

Aquel no ha sido el único atentado a la seguridad e irrespeto a la tranquilidad contra los residentes de esta urbanización situada en el kilómetro 13,5 de la vía a la costa, en el norte de Guayaquil, en los últimos días. Hay otros casos de asaltos. Incluso a los conductores residentes que transitan por esa calle les han robado. Los hechos se dan desde hace seis meses en horas de la noche, cuando el sector queda en semipenumbras.

“Han habido choques entre carros y robos de accesorios de vehículos”, acota Magdalena Salazar, administradora de la etapa Vilanova, de Terranostra.

▶ Lee también: “La vía a la costa necesita explotar el turismo sostenible”

María de Romero, de la etapa Torres Baró, cuenta en cambio que cerca de la iglesia se parquean autos con parejas que cometen actos indebidos. “Tengo que estar llamando a la policía para que los desaloje, porque parece un motel”, lamenta.

La poca iluminación de esa calle, por donde ingresan y salen las 1.200 familias residentes y donde se han suscitado los delitos, fue el motivo que reunió a los presidentes de las 19 etapas de Terranostra la semana pasada. “Hay que exigir la instalación de los postes de alumbrado público, pero los adecuados”, fue el compromiso de todos. El encuentro estuvo presidido por la Federación de Urbanizaciones de Vía a la Costa.

Pero el problema de alumbrado público no es reciente. Desde que este proyecto inmobiliario se estrenó hace doce años, los moradores han protestado por la falta de luz. Pero el pasado agosto el problema se agravó, por focos quemados y dañados de los postes ornamentales de cinco metros que la promotora Vigerano, empresa de la constructora Etinar, que levantó la ciudadela, no reemplazó de inmediato.

No lo hizo, según alega su administrador Guillermo Jouvin a EXPRESO, por diferentes “trabas” de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) y del Municipio de Guayaquil.

▶ Lee también: Residentes de vía a la costa piden al Municipio ser tomados en cuenta

A Etinar le compete la mejora de ese alumbrado porque, explica Jouvin, en 2005 el Municipio y la Empresa Eléctrica aprobaron el plan maestro de iluminación del megaproyecto Terranostra; pero la Eléctrica, ahora CNEL, nunca lo recibió. Pues cuando la constructora pudo entregar la iluminación, la empresa de energía tenía nuevas exigencias: postes metálicos. “Por más de siete años hemos venido peleando para que nos reciba el proyecto con las instalaciones eléctricas, pero recién hace una semana lo hicieron”, agrega.

Desde hace tres meses, tras los reclamos de los moradores, Etinar instala postes de hormigón, según Jouvin, de 12 metros, que llevarán luces tipo led y cables soterrados. Pero la obra ha sido parada dos veces. Una por petición de CNEL y otra por el Municipio. Ambos llamados fueron porque los postes no son metálicos. Sin embargo, hace una semana CNEL, viendo la urgencia de que el sector sea iluminado, aprobó los postes de hormigón, pero aún no le da los permisos a la constructora para que continúe la obra. “Estamos trabajando sin permisos porque sobreponemos la seguridad de los residentes ante todo. El trabajo va en un 40 % y en menos de 60 días estará completo”, prevé Jouvin.

Asamblea. La semana pasada los presidentes y representantes de las etapas de Terranostra mantuvieron una reunión para buscar dos soluciones: buena iluminación en la ciudadela y evitar que se instalen postes de hormigón.

No obstante, los residentes rechazan esta instalación. ¿Por qué, si el regreso de la luz es lo que tanto han pedido?: “Nosotros compramos las casas en una urbanización con cableado subterráneo, como nos la promocionaron, no con cables que nos representan un peligro”, sostienen.

“En Vilanoba, donde ya están instalados postes de este material, están con cableado aéreo. Y la ley orgánica de servicio público de energía dice que todas las urbanizaciones deberán tener cableado subterráneo”, argumenta la administradora de la etapa Ibiza, quien, además, es ingeniera eléctrica.

Los vecinos ahora esperan una cita con la Dirección de Urbanismo del Municipio de Guayaquil (DUOT), para tratar el tema.

EXPRESO le preguntó a CNEL y al cabildo si habían hecho una supervisión de la obra y mantenido reuniones con los vecinos para mediar y solucionar el problema. Alberto Gavilánez, jefe de Obras Eléctricas Municipal, a través de un comunicado a este medio, señaló que la calle de ingreso a la urbanización Terranostra fue declarada por la DUOT como “bien de dominio y uso público”, por lo que la colocación de luminarias es competencia de CNEL. Esta última no respondió hasta el cierre de esta edición.