El debate que casi se convierte en batalla campal en exteriores

  Actualidad

El debate que casi se convierte en batalla campal en exteriores

Las barras de los once postulantes coparon accesos del recinto de los careos. En los dos bloques, la mayoría de críticas se dirigieron a Viteri

Incidente. Hubo enfrentamientos entre simpatizantes del PSC y de la Revolución Ciudadana.
Incidente. Hubo enfrentamientos entre simpatizantes del PSC y de la Revolución Ciudadana.CHRISTIAN VINUEZA

Era una marea de gente rumbo a un teatro, al Centro de Arte, y no para ver una función de estas que se disfrutan en familia y alimentan el ocio. Era un grupo de personas que, aunque no se conocían, gritaban a una misma voz a favor de su líder político y lanzaban insultos y críticas a quienes apoyaban a otro rostro político.

“¡Vamos! ¡Por la Colorada!”, gritaba una mujer que vestía una blusa color blanco con la cara estampada de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri. Lo hizo en repetidas ocasiones mientras flameaba una bandera amarilla en el rostro de un hombre añoso que, mientras empujaba su bicicleta con su perro a bordo, resoplaba una corneta en señal de apoyo a Aquiles Álvarez, la carta del correísmo que también aspira al Sillón de Olmedo.

Al inicio parecía una fiesta en nombre de la democracia, por la música, el baile y el flamear de las banderas de los partidos políticos. Sin embargo, la aparente tranquilidad duró poco. Y eso se vio cuando empezaron a arribar los candidatos. Una masa identificada con los colores y símbolos socialcristianos intentó interrumpir el paso de otras barras y a los otros postulantes que llegaron de a poco.

ASAMBLEA NACIONAL DEL (9761221)

Asamblea recibe cuentas de autoridades

Leer más

“¡Mentiroso! ¡Mentiroso!”, le decían a Pedro Pablo Duart, del partido SUMA, cuando este arribó a la explanada de ese lugar del norte de Guayaquil. Lo hizo a pie para buscar una de las puertas de acceso.

Los simpatizantes de la lista 6 también hostigaron a Jonathan Parra, candidato de Mover, quien llegó en una bicicleta, rodeado por sus coidearios. “Vas a perder, no insistas”, le decían. Eso provocó que la barra de Parra les contestara.

Faltaba poco para las 19:00, cuando debía iniciar la cita electoral, y los ánimos parecían calmarse. Quizá por el cansancio y el calor propio de la aglomeración de simpatizantes, personas afines a algún candidato contaron a este Diario que desconocían las cuatro temáticas que iban a debatir los 11 candidatos a la Alcaldía de Guayaquil: seguridad y convivencia ciudadana, ámbito económico y reactivación, medio ambiente o territorio y administración seccional. Otros, en cambio, desconocían la fecha en la que debían asistir a las urnas para elegir a ese candidato que los hacía gritar consignas hasta casi quedarse sin voz.

Se acabó el tiempo de espera. Treinta minutos de retraso. La presentadora Luisa Delgadillo dio inicio al evento que tenía como objetivo “promover un voto informado” en la ciudadanía, de cara a las elecciones seccionales 2023.

Capacitación

La delgada línea entre el ridículo o anotarse un punto electoral

Leer más

Al término de uno de los dos bloques de debate que tuvo el espacio político, aquel que duró un poco más de una hora y media y en el que participaron 6 de los 11 candidatos a la Alcaldía de Guayaquil, la difusión de las propuestas continuó en la rueda de prensa pero, esta vez, bajo la mirada inquieta de un equipo de tutores que escuchaba con atención la lección aprendida de sus alumnos, los aspirantes a alcalde. ¡Clac! ¡Clac! Uno de ellos chasqueaba sus dedos en medio de la intervención. Era un sujeto de corbata roja y terno oscuro que, tras captar la atención de Pedro Pablo Duart, dibujaba la silueta de una sonrisa en el aire. Causando su cometido, que Duart se mantenga sonriente ante las cámaras de enfrente.

En esta última intervención, a los aspirantes al Sillón del Olmedo los unía una misma preocupación: un supuesto fraude electoral.

Por eso, Jimmy Jairala, de Centro Democrático (CD), dijo: “Pondremos a siete mil personas para el control de votos”. Justamente, su movimiento y otras siete organizaciones políticas formaron un frente de transparencia del voto para observar el proceso electoral hasta el conteo final.

puerto maritimo

En mensaje se advierte de ‘limpieza’ en puerto marítimo

Leer más

Aquiles Álvarez, de la Revolución Ciudadana (RC), también aseguró tener la militancia suficiente para “defender los votos con la vida”. Este primer grupo se despidió, cada uno estrechando la mano del otro, y teniendo un sentir de respeto por la única mujer contendora de la noche en ese grupo, Rocío Serrano, del Partido Sociedad Patriótica (PSP).

En el bloque de debate de fondo, en cambio, participó la alcaldesa Cynthia Viteri, quien busca la reelección para construir otra piscina con olas, terminar la cuarta troncal de la Metrovía, dotar de agua potable a Monte Sinaí, entre otros ofrecimientos, y cuatro participantes, que se podrían considerar como personajes nuevos en la política.

La administración de Viteri fue criticada en los dos bloques de debate. La mayoría de los candidatos quería debatir con ella, pero el sorteo del CNE definió una suerte un poco curiosa. La señalaron como la culpable de todo lo que hoy le aqueja a Guayaquil. Ella, en cambio, con pluma y tablero en mano, mandó a estudiar a los demás interpelantes en cada una de sus intervenciones.

recinto Safando

La primera lluvia evidencia la falta de obras en recintos

Leer más

Así terminaron los tres días de debates, que contrarios a ser un espacio para observar los pros y contras de las propuestas, de forma técnica, se convirtieron en máquinas repetidoras de ideas poco aterrizadas, en la mayoría de casos. Podría decirse que fue una cita que trajo mucho ruido y arrojó pocas nueces.