Actualidad

Dalo Bucaram: “Le entregue a Moreno documentos sobre Glas”

Bajo la denuncia: “Moreno entregó a los Bucaram la CNEL”, el partido de Gobierno ha abierto una anunciada guerra de facciones internas. EXPRESO habla con el más joven de los Bucaram.

Bajo la denuncia: “Moreno entregó a los Bucaram la CNEL”, el partido de Gobierno ha abierto una anunciada guerra de facciones internas. EXPRESO habla con el más joven de los Bucaram.

¿Bucaram, el apellido de la discordia?

- El apellido Bucaram ha marcado la política de los últimos 60 años. Siempre del lado del pueblo y a favor de la democracia. Los corruptos y antidemócratas son los que se incomodan con nuestra presencia.

- ¿Por qué?

- Porque el plan de Correa siempre fue desestabilizar a Moreno. Necesita una excusa para traicionarlo. Y la encontró en el diálogo.

- La excusa no es el diálogo. Es un pacto, según Correa.

- ¿Quién puede creer a estas alturas en la palabra de él?

- Más allá de quien lo dice...

- Es que quien lo dice es lo más importante. No es posible que haya mentido 10 años, pero cuando habla de los Bucaram es cierto.

- Vamos a los hechos. ¿Antonio Intriago está relacionado con usted?

- Eso es falso. Me extraña la pregunta. Yo sí he investigado a Intriago, que posa en las fotos con Correa y Ricardo Patiño. Lleva ocho años en el Gobierno: CFN, Contraloría, Ministerio de Justicia. No tiene nada que ver conmigo.

- ¿De dónde sale la relación?

- De Marcela Aguiñaga, cuyo tío trabaja en CNEL y su padre maneja contratos allí. Eso es lo que la desespera: perder la troncha. Los medios lo que tienen que hacer es ignorar el odio de Correa.

Este Diario intentó sin éxito contactar a la legisladora Aguiñaga.

- Su legisladora pidió al Pleno que se censure las expresiones de Correa ayer.

- María Mercedes pide rechazar las agresiones de Correa, mostrando su inestabilidad mental. Somos coherentes.

- ¿Es coherente dialogar con quien tilda de corrupto?

- El tiempo me dio la razón con las denuncias de Ricardo Rivera. Me siento a dialogar porque el presidente se llama Lenín Moreno.

- Y el vicepresidente se llama Jorge Glas...

- Ese es problema de ellos. Moreno me invitó a un diálogo para hablar de drogas y gobernabilidad, y entregar documentos para que se investigue la corrupción.

- ¿Le llevó a Moreno documentos sobre Glas?

- Sí. Le presenté documentos de corrupción del correato. Para que investigue y encuentre los responsables que siguen camuflados.

- ¿Lo cree posible?

- Moreno es el último vestigio democrático. Y dejarlo solo es permitir que Correa tumbe a Moreno y deje a Glas en la presidencia, eso sería terrible.

- Volviendo a los pactos. ¿Es una palabra que lo incomoda?

- Nadie tiene por qué tenerle miedo a pactos públicos. Cuando empezó Correa, él nos tiraba flores y tuvo como ministro a uno de los nuestros, Jorge Marún. Y decían que era parte del pacto.

- Pero Correa pactó con usted.

- Sí. Fue un pacto público para que acabe la persecución contra Abdalá Bucaram.

- Cuando Correa lo negó, usted le propuso el polígrafo.

- Y me ratifico: con quien sí tuvimos un pacto fue con Correa y él no cumplió su palabra.