Actualidad

Cynthia Viteri Jimenez

El triunfo de Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil, garantiza que la ciudad “del río y del estero”, con buen equipo de concejales, mantendrá su progreso por la estrategia de desarrollo iniciada por León Febres-Cordero Ribadeneyra y continuada por Jaime Nebot Saadi.

27 años de rehabilitación, organización y crecimiento convierten a Guayaquil en ejemplo para Ecuador y América Latina.

De puerto sin destino, invadido por filibusteros de la política, ahora tiene el orgullo de ser “más ciudad”.

Abre sus brazos a ecuatorianos y extranjeros que buscan calidad de vida, producción, educación y bienestar para ellos y sus familias. Quieren hacer negocios. Comprar, vender y ahorrar. La fórmula del 85 % para inversión en obras y el 15 % para administración es superior. Más inversión y menos deudas. Créditos a largo plazo, bajas tasas de interés y colaboración de ciudadanos y empresas aúpan este “modelo de desarrollo” que Correa y su pandilla intentaron destruir. Moreno hace bien impidiendo que el prófugo perturbe. Pero, sus políticas carecen de lógica económica. La burocracia dorada sigue voraz e intocable. La Carta de Intención al FMI dice “proteger (¿?) la dolarización”. Falacia, pues emitir “bonos basura” (deudas) genera más inflación, desempleo y pobreza. En 3 años gastarán US$ 25.070 millones y necesitarán US$ 9.868 millones en financiamiento. No habrá deuda interna. Destruye el ahorro. Para mantener el derroche e indisciplina fiscal pretende devaluar (¿?). El gobierno sigue quebrado. Imposible ajustar 5 % del PIB sin ingresos nuevos. Grave error aumentar IVA y eliminar “subsidios”.

El centralismo genera peculados y delitos. Edificios “elegantes”, fastuosas carreteras y onerosas obras de infraestructura se derrumban con lluvias normales.

Solución: copiar a Guayaquil y abrir el país a la competencia, inversión de riesgo, impuesto único, cerrar aduanas y romper monopolios públicos y privados. Sin producción no hay productividad. Ni competitividad sin competencia. La “soberanía estatal” es el mito de los monopolios burocráticos.