Cuenca y su noche de ‘Pluri sonoridades para campanarios’

  Actualidad

Cuenca y su noche de ‘Pluri sonoridades para campanarios’

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Eran las 20:00 del martes cuando las viejas y antiguas campanas de tres templos de Cuenca replicaron repentinamente. Fue un toque sincronizado, melodioso y rítmico que, por 25 minutos, abrigó musicalmente la fría noche morlaca.

Acompañaron los sonidos de las campanas instrumentos de percusión, cuerda y electrónicos, para ensamblar alegres melodías interpretadas por 13 jóvenes músicos que pusieron en escena un concierto sin igual denominado ‘Pluri sonoridades para campanarios y ensamble contemporáneo’, del compositor e investigador cuencano, Pedro Astudillo, de 28 años.

Seis músicos y Astudillo (director de obra) se ubicaron en el centro de Santo de Domingo. Ellos ensamblaron el acompañamiento del sonido de las campanas de San Alfonso, Catedral Vieja y Santo Domingo, donde dos jóvenes en cada campanario fueron martillando los címbalos para lograr los acordes finos, bajos y altos, según las partituras diseñadas.

El público se concentró en distintos sectores de la plaza. En cada punto de la plazoleta la percepción de los sonidos era distinta, debido a que cada una de las campanas tiene una afinación característica, “y su eco y sonoridad dependen del ambiente arquitectónico de Cuenca, desde el concepto sonoro”, explicó el compositor.

Los campanarios utilizados se encuentran a 200 metros de distancia entre uno y otro, formando un triángulo, donde, según las investigaciones de Astudillo, se logra una mejor distribución sonora.

En el proyecto, único en Cuenca y el país, también colaboró el ambateño Marcelo Villacís, quien radica en Cuenca. Él se encargó de dirigir a los músicos percusionistas que fueron contratados para poner en escena la obra.

Astudillo y Villacís son graduados en la facultad de artes musicales de la Universidad Estatal de Cuenca. El concierto es parte de un trabajo de investigación para el rescate del paisaje sonoro acústico de la ciudad, en base a los campanarios.