Cuatro anos para ser un sabio en sanacion natural

  Actualidad

Cuatro anos para ser un sabio en sanacion natural

El instituto Jatun Yachay Wasi ofrece la opción de estudio en Chimborazo

Tradiciones. El Taita Julio muestra cómo luciría un altar de sanación.

Al hablar de medicina ancestral, lo primero que se nos viene a la mente son las limpias con hierbas, huevos, tabacos e infusiones... ¿Verdad? Pues en realidad se trata de un sistema muy complejo que implica conocimientos filosóficos de los pueblos originarios.

En el Instituto Superior Jatun Yachay Wasi (Gran Casa del Conocimiento), ubicado en el cantón Colta de la provincia de Chimborazo, se imparte esta sabiduría como una carrera más que dura cuatro años y tiene profesores yachaks (sabios).

Luis Cachiguango, uno de los yachaks de Otavalo, tiene 25 años como sanador y piensa que aún tiene mucho que aprender. Sus conocimientos se los debe a su abuelo y a otros sabios más avanzados. En el instituto imparte las materias de Endomedicina y Tratamientos Tradicionales.

El experto dice que para practicar la medicina andina tradicional, primero se debe conocer el concepto del mundo, entender qué es salud y enfermedad en los pueblos indígenas; la calificación de las enfermedades, el código de ética y la lógica de las terapias.

“Kawsay Pacha (mundo vivo) es la expresión que lo resume todo. Todo lo que existe es vivo e inteligente; el átomo, la molécula del agua, las células animales y vegetales tienen la capacidad de escuchar, sentir y actuar, por eso dialogamos con la naturaleza en búsqueda de la salud. Establecemos un diálogo con la enfermedad y pedimos que deje vivir al paciente”, explica Cachiguango.

Taita Julio, originario de la Amazonía y erudito en medicina ancestral, por su parte elabora preparados para las limpiezas y tratamientos en base a plantas sagradas. Pero para utilizarlas, antes pide permiso a la Pachamama. Por ejemplo la chuchuguaza, empleada para el dolor de huesos, se prepara con alcohol de 22 grados, se coloca la planta en una botella oscura y se le canta acompañado de un zazang (planta utilizada para limpias) y luego se lo entierra durante un mes.