Actualidad

Cristhian Balcazar: “Sueno con llegar a Ibiza”

Su apariencia y actitud no son las de un DJ de música convencional. Conozca el por qué.

Hace más de un año tocando en Lost Beach Club en Montañita.

Su apariencia y actitud no son las de un DJ de música electrónica convencional. Tiene 21 años y ahí donde lo ven ya ha tocado en países como México, Colombia y Perú, y ciudades como Nueva York, en la que reside con su familia desde hace un año y medio, y que se ha convertido en su refugio de descanso y creaciones entre tantos viajes.

EXPRESIONES conversó con Cristhian Balcázar antes de una tocada en Guayaquil y fue durante este encuentro que pudimos constatar por qué no encaja en las cualidades de ese tipo de músicos. Reconoce que el mundo de la electrónica es tentador en cuanto a drogas y vicios, pero él ha sabido mantenerse al margen y afirma que es lo que menos le interesa.

Concentrado en proyectar su carrera internacionalmente, el artista comenzó tocando en Lost Beach Club en Montañita, uno de los espacios más importantes de Sudamérica, y desde que se mudó a Estados Unidos las cosas para él se han ido agilizando. Firmó con la disquera francesa Cuff, hecho que le ha permitido que sus canciones se expandan por el mundo.

Cuenta que ahora su música está teniendo una evolución, pues al ser Nueva York la cuna del hip-hop y el rap, y como él se ha rodeado de gente que sabe del tema, ha incorporado estos ritmos, y eso la hace diferente.

Por el momento, Cristhian se maneja por su cuenta y su familia, en especial sus hermanos mayores, son un pilar fundamental a la hora de cerrar contratos. Acepta que este ritmo de vida que está empezando a llevar entre aviones y hoteles puede llegar a ser un poco solitario, sin embargo no se ve haciendo otra cosa en la vida que no sea música y tocar.

Le costó ganarse espacio en este mundo. “Yo empecé escribiéndole a mucha gente y moviéndome, y eso fue lo que me ayudó. Me he encontrado con personas que me han enseñado mucho, así como yo a ellas”, señaló. Es seguro y está confiado de su talento.

En Ecuador ya tiene su nombre asegurado y sabe que la competencia afuera es más difícil, pero nada le quita las ganas y el sueño de llegar a ser el mejor y lograr reconocimiento en Europa. Considera que un DJ de electrónica se consagra cuando llega a presentarse en Ibiza, España, y él va por eso.