Crisis de gabinete

  Actualidad

Crisis de gabinete

Mucho se comenta sobre la actual crisis de gabinete. El presidente de la República ha pedido la renuncia a todos sus ministros para someterlos a un proceso de análisis y evaluación del que presumo resultarán varios descabezados. Esto conllevará a la reconformación del gabinete ministerial, con individuos que guarden coherencia con el accionar del actual régimen.

Al parecer, arrancará la depuración de ciertos elementos que mantenían conexiones y afinidad, con el expresidente de la República, lo que en su momento provocó comentarios que deslizaban la apariencia de contubernio entre el gobierno actual y el anterior.

El presidente no debe perder esta oportunidad, no solo para separar a los funcionarios del lleva y trae, sino también para extirpar a los incompetentes, que no han dado la talla ante las complejas situaciones que enfrentamos. No podemos tapar el sol con un dedo. El actual gobierno recibió el país severamente afectado en varios frentes, por lo que el presidente necesita rodearse de funcionarios honestos, con hojas de vida intachables y acompañados de amplia experiencia en la rama para la que han sido o serán escogidos.

Bien por la intención mostrada, ahora esperemos que luego de un análisis concienzudo se concreten los cambios adecuados y necesarios para lograr el correcto accionar del régimen. Estoy segura de que si el Gobierno toma las decisiones correctas, no faltará el apoyo de toda la sociedad para empujar el carro en un mismo sentido. Se necesita poner en marcha las acciones pertinentes para atender todos los frentes abiertos. Entre los más álgidos están el económico, el comercial, el laboral, la seguridad ciudadana, la atención social, la educación y la salud. Cada uno de estos sectores pasa por situaciones enredadas que demandan atención inmediata.

Deben destrabar toda esa burocracia que impide avanzar, para lograr dinamismo y eficiencia en la solución de los problemas. Bienvenida la depuración y adelante con el empuje necesario para acelerar el engranaje sobre el que descansa la reactivación de nuestro país.