La crisis corta las alas a los pavos navidenos

  Actualidad

La crisis corta las alas a los pavos navidenos

Los restaurantes y proveedores que brindan estos productos se preparan para cubrir la demanda que usualmente crece por la época, pero las proyecciones del sector muestran que este año será diferente.

Preparación. La duración de un pavo o pierna de cerdo horneada puede ser de 4 a 7 horas según su peso.

El pavo o la pierna de cerdo horneada es el plato más apetecido en el último período del año, en especial en las festividades de diciembre: Nochebuena y fin de año.

Los restaurantes y proveedores que brindan estos productos se preparan para cubrir la demanda que usualmente crece por la época, pero las proyecciones del sector muestran que este año será diferente.

No obstante, los empresarios no pierden las esperanzas de que exista un repunte comercial.

En el sur de la ciudad, en la calle Bolivia entre Los Ríos y Esmeraldas, se encuentra El Sabrosón, que anualmente vende 3.000 a 5.000 piernas de cerdo y pavo. Este año por primera vez se mantendrán “conservadores en la producción, con la incertidumbre de vender un 40 % menos”, así lo afirma a EXPRESO, Fabián Freile, gerente de operaciones de esta empresa.

“Nosotros hemos vendido nuestros productos como todos los años, pero lamentablemente el mercado sí ha caído y eso lo demuestran las estadísticas de todas las empresas. Nosotros hemos tenido una caída en ventas de casi un 60 % en comparación de años anteriores. Esperamos que este fin de año despuntemos, pero como vamos, hasta el momento no se nos presenta un cuadro favorable”.

Priscila Rosero, gerenta de operaciones de los locales El Sanduchón, manifiesta que la empresa se ha preparado desde agosto para cubrir el consumo de la clientela fija; “con compras a proveedores y reparación de hornos propios que se encuentran en el sur y en La Aurora”. Sin embargo, agrega, que las diferentes circunstancias que se han presentado como el terremoto de abril y la falta de inversión, ha llevado a que las compañías que brindan este servicio caigan en ventas en un 40 %.

“Nosotros mantenemos los precios desde el 2014, solo aumentamos el 2 % del IVA. Sabemos que las ventas este año van a reducirse, por eso estamos por lanzar una promoción dirigida a incentivar el consumo en los ciudadanos, y beneficiarlos al realizar sus pedidos”.

Los locales especializados esperan que los clientes realicen sus encargos con tiempo, para poder medir la cantidad, abastecerse, y así brindar un buen servicio.

Por otro lado, los asaderos de pollo también se preparan y manifiestan que este año tendrán más ventas. Alexandra Carbo, administradora del restaurante Pollo Rojo, ubicado en la calle Riobamba y Alejo Lascano, afirma que a pesar de la recesión económica del país los pedidos en diciembre serán similares al 2015, con la posibilidad de que aumenten.

“El año pasado vendimos 220 pollos tan solo el 24 de diciembre. El precio se ha mantenido a 12,99, que incluye el pollo y los acompañantes. Por ahora, estamos haciendo cotizaciones con nuestros proveedores y saber cuánto podremos vender. Si tenemos bastante clientela, es posible que contratemos a más personal pero solo por esas fechas”.