Actualidad

Crisis en comercio popular en Quito

La situación se repite en una docena de negocios con esas características Las autoridades ofrecen arte para la reactivación, pero ellos piden créditos

COMERCIOS
Situación. Pasajes vacíos por horas y poco movimiento entre semana es lo que dicen vivir los comerciantes del centro comercial Hermano Miguel, pero también del Nuevo Amanecer.Angelo Chamba

Patricia Ortiz abre su local de venta de ropa en el centro comercial Hermano Miguel, ubicado en el centro de Quito, ‘religiosamente’, como todos los días, a las diez de la mañana. El viernes no es la excepción, pese a que un día antes no vendió absolutamente nada, no deja de sonreír y motivar a sus compañeros de incertidumbre.

Como ella, decenas de comerciantes de los centros comerciales del ahorro son testigos de cómo el comercio en la zona no levanta cabeza y los planes de reactivación solo los ven por la televisión como algo lejano. Piden ser tomados en cuenta por las autoridades.

69480557-0220-48fa-aeae-e1cdf2a75f5a

La pandemia provocó la ‘migración inversa’ en Quito

Leer más

“Los locales, en su mayoría, están cerrados. Nuestros compañeros quebraron y nosotros vamos por el mismo camino. No vendo ni el 10 % de lo que vendía antes. ¿Qué pedimos? Créditos cómodos y accesibles para ayudar a la gente que perdió todo”, le dijo Ortiz a EXPRESO.

En la ciudad hay una docena de centros comerciales de este tipo. Desde su creación han tenido problemas de gestión que han ido solucionando, pero la llegada de la pandemia significó un retroceso.

A pocos metros está el centro comercial Nuevo Amanecer. A las once de la mañana las puertas plegables de varios comercios permanecen cerrados. Ya no abren desde hace varios días, le dice a este Diario Leticia Orbe, quien fue elegida presidenta hace dos meses. La directiva está buscando alternativas para reactivar el lugar. Plantean, entre otras cosas, que las personas que lleguen a abrir nuevos locales lo hagan con un giro del negocio, “es decir, que no vengan a vender lo que aquí existe en demasía, que es la venta de ropa”, señala Orbe.

En junio, cuando se reabrieron los locales, las autoridades municipales ofrecieron motivar la reactivación con eventos culturales. María (nombre protegido), quien tiene una tienda de accesorios para teléfonos celulares, dice que hasta ahora no ha visto mucho de esa oferta y que más bien cuando ella quiso poner su propia música para animar a los demás, le llegó una advertencia de multa.

Todas coinciden en señalar que el sector se ha ganado una fama, a veces no tan justa, de inseguridad. Aunque, reconocen que en ese tema también se puede y debe hacer más.

El detalle

Carencia se refleja en las calles

En las calles, el drama es de los informales que son acusados de competir con ventaja frente a los que pagan impuestos y arriendo. Ellos, sin embargo, dicen que tampoco venden nada.

El dato

Oferta. La apertura de la estación San Francisco del Metro era visto como una alternativa, pero la activación del sistema demorará.