La COVID-19 estira la ley electoral

  Actualidad

La COVID-19 estira la ley electoral

El CNE consulta si puede o no extender las horas de votación. Eliminar las multas a quienes no sufragarán también estuvo en debate

Screenshot_20210106-170122_Twitter
El Consejo Nacional Electoral, en respuesta a un pedido del Comité de Operaciones de Emergencia Nacional, extendió una consulta a la Procuraduría sobre la factibilidad de ampliar el horario de votación.CORTESÍA

La pandemia se ha convertido en el motivo perfecto para estirar la ley electoral tanto como se pueda. Algunos intentos de acoplar la jornada electoral a la realidad de la pandemia han empujado a las autoridades a contemplar alternativas incluso contrarias a lo que expresamente establece la ley.

TCE- Justicia Social- audiencia-infracción

Un fallo decapita al CNE a un mes de las elecciones

Leer más

El Consejo Nacional Electoral aprobó extender una consulta a la Procuraduría sobre la factibilidad de ampliar algunas horas la jornada de votación del 7 de febrero y 11 de abril, “considerando la actual coyuntura sanitaria”, tras la solicitud del presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), Juan Zapata. No obstante, basta revisar los artículos 115 y 118 del Código de la Democracia para concluir que establecen que jornada de votación iniciará a las 07:00 y finalizará a las 17:00. En estas circunstancias particulares:¿debe pesar más la ley o la pandemia?

El constitucionalista Ismael Quintana se inclina por la ley. Más allá de estar de acuerdo que deben buscarse formas para reducir el margen de aumento de contagios por COVID-19 para el día de la votación, estas no deben transgredir la normativa. “El procurador tiene facultad para interpretar administrativamente la ley... pero no es un órgano al que le puede consultar para que le dé una autorización para violar la ley”, dijo el jurista, quien considera que el Consejo Electoral y el Comité de Operaciones de Emergencia tuvieron el tiempo suficiente para buscar otras alternativas que no violen la norma expresa.

Es causal de nulidad de las elecciones que una Junta Receptora reciba votos por fuera de la jornada. No sé si los consejeros están conscientes de que estarían arriesgando el proceso.  

Ismael Quintana, constitucionalista.

El analista y experto en temas electorales, Pablo Ruiz Aguirre, también se inclina por la ley. Sin embargo, reconoce que a veces la normativa no obedece al contexto y que esa es una causa legítima para, en este caso en específico, repreguntarse hasta qué punto los horarios deben estar concatenados. Como otro elemento en la reflexión, acota, el legislador estableció a las 17:00 como la hora tope de votación por un motivo: es parte de un sistema. “No es solo ampliar el horario es que se mueve absolutamente todo lo planificado”.

Siempre digo que hay que aprender a ver el bosque y no el árbol. ¿La consulta de la ampliación del horario es únicamente por la pandemia? ¿Es eso? Son preguntas que caben.

Pablo Ruiz Aguirre, analista y experto en temas electorales.

En su momento, también surgió desde la entonces ministra de Gobierno, María Paula Romo, la propuesta de eliminar las multas para quienes no acudan a sufragar, lo que desató un debate sobre si le restaba peso a la obligatoriedad del voto, tal como lo dicta la Constitución y la ley. Y puso en la balanza lo que dicta la normativa frente a reducir el impacto de la pandemia.

CNE- HORARIOS- EXTENDIDOS

El CNE declara que el proceso electoral "sigue en marcha"

Leer más

El analista y consultor político, César Luis Barthelotti, coincide con Quintana en que el Consejo Nacional Electoral y el Comité de Operaciones tuvieron el tiempo suficiente para analizar la situación y tomar decisiones que no estiren ni trastoquen la normativa vigente. Por ejemplo, aumentar el número de juntas receptoras del voto para así reducir la cantidad de votantes en cada una y evitar las aglomeraciones y largas filas como es lo usual en un proceso electoral. “Podía determinar que en lugar de 300, sean solamente 200 (votantes en cada junta receptora), ello haría que al final se reduzcan las aglomeraciones. Eso habría implicado también un mayor número de recintos electorales, en muchos casos más cercanos a la gente”.

En un Estado normal de las cosas, la ley debe prevalecer por encima de todo, sin embargo, la pandemia ha marcado realidades distintas en el mundo entero.

César Luis Barthelotti, analista y consultor político.

Opciones hubo. Quintana mencionó el voto electrónico que incluso está en la ley. Pero es esta última la que se intenta moldear como plastilina para que se ajuste a la nueva realidad.