El correísmo blinda al alcalde de Quito e impide que el Concejo Metropolitano trate el caso de Sebastián Yunda

  Actualidad

El correísmo blinda al alcalde de Quito e impide que el Concejo Metropolitano trate el caso de Sebastián Yunda

Un grupo de concejales pretendía incluir en el orden del día de la sesión el tratamiento del presunto caso de corrupción que involucra al hijo del alcalde Jorge Yunda

Concejo de Quito
El Concejo de Quito intentó sesionar en el Museo del Agua.CORTESÍA

Bloqueados. Un grupo de concejales de Quito se quedó con las ganas de abordar, en el pleno del Concejo Metropolitano, las irregularidades que ahora señalan a Sebastián Yunda,  hijo del alcalde capitalino, Jorge Yunda. El bloque de concejales de la Revolución Ciudadana  junto con aliados del primer edil no asistieron a la sesión por lo que no se cumplió el cuórum reglamentario para instalarla. Esto provocó las críticas de los ediles opositores que esperaban contar con las voluntades necesarias para incluir el tratamiento de este caso en el orden del día. 

hallo

Colectivo ciudadano pide la remoción del alcalde de Quito Jorge Yunda

Leer más

El concejal Bernando Abad, a través de cuenta de Twitter, publicó un video en el que se puede observar los puestos vacíos de los ediles correístas y aliados del alcalde que no asistieron a la cita.

Mientras que el concejal Eduardo del Pozo acusó a los ediles correístas de pretender salvar al alcalde Yunda. "Lo que se pretendía es poner, en el seno del Concejo Metropolitano, la voz de los quiteños para rechazar los actos de corrupción, cohecho, tráfico de influencias, concusión que han sido evidenciados por la Fiscalía. Lo que se pretendía es la transparencia y lo que ha sucedido es reprochable y no puede volver a suceder", dijo el concejal.

El caso se origina con la divulgación de unos chats atribuidos a Sebastián Yunda, hijo del alcalde, sobre su aparente intervención en proyectos de la Alcaldía. El teléfono del que se extrajo la información habría sido incautado en un allanamiento a la casa el alcalde el pasado 11 de marzo dentro de la instrucción fiscal que investiga un posible peculado en la adquisición de 100.000 pruebas PCR durante la emergencia sanitaria por la COVID-19.