Contagio sexual el desenfrenado aumento

  Actualidad

Contagio sexual el desenfrenado aumento

El sexo es una de las mejores medicinas: relaja, divierte, quita el dolor, fortalece el corazón, ayuda a dormir y hasta nos hace lucir más jóvenes.

Contagio sexual el desenfrenado aumento

El sexo es una de las mejores medicinas: relaja, divierte, quita el dolor, fortalece el corazón, ayuda a dormir y hasta nos hace lucir más jóvenes. Pero cuando en esos momentos de placer nos olvidamos de la protección, el remedio puede convertirse en una enfermedad.

Y el riesgo no es escaso. A diario un millón de personas se infecta de una enfermedad de transmisión sexual en el mundo. Estados Unidos vive uno de sus momentos más preocupantes: el contagio llegó a cifras récord. En Guayaquil, la realidad no es distinta. La Cruz Roja detecta cada mes un promedio de veinte nuevos casos entre VIH y sífilis, que están entre las infecciones de mayor prevalencia en nuestro medio.

El Ministerio de Salud Pública, en su zonal 8 (Guayaquil, Samborondón y Durán), atendió de enero a septiembre pasados 241 nuevos casos de sífilis primaria y secundaria; y de herpes, 545.

Y esto es lo que logra detectarse. Muchos ni sospechan que están enfermos, pues hay infecciones que no presentan síntomas, pero eso sí, los efectos pueden ser graves como un cáncer, esterilidad y un mayor riesgo de contraer VIH. Además, si la tiene durante el embarazo, puede provocar la pérdida del feto.

A esto se suma otra preocupación. Cada vez hay más pacientes con resistencia a antibióticos, lo que hace difícil tratar infecciones como la clamidia, la gonorrea y la sífilis.

Son males sin freno, pese a los intentos por crear conciencia sobre lo que causa el descuido. Aún muchos hombres se niegan a colocarse el condón y sus parejas no los persuaden. Las estadísticas lo corroboran: nueve de cada diez mujeres encuestadas en Guayaquil, al 2012 (último reporte), reconocieron no haber usado preservativos en su última relación sexual. Están expuestos. Y muchos pagan las consecuencias, especialmente los jóvenes adultos y adolescentes, que representan la mitad de los casos nuevos.

La ciencia busca soluciones. Sigue trabajando en preservativos más seguros e incluso alista, en Londres, uno tipo “semáforo”, que cambia de color cuando detecta una enfermedad venérea.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud también toma medidas ante el imparable avance de estos males. Adoptó estrategias mundiales para el periodo 2016-2021, con el fin de hacer frente al VIH, a las hepatitis víricas y a las infecciones de transmisión sexual.

Es un año en el que se ha insistido en la necesidad del uso del condón, por casos como el zika, que se descubrió que además puede contagiarse por vía sexual. También este año se habló de una nueva enfermedad de transmisión sexual: la Mycosplasma genitalium.

Así que preste atención si tiene secreciones anormales, ardor o picazón en los genitales, dificultad para orinar o verrugas. Y si no las tiene, igual sométase a exámenes. Recuerde que muchas de estas infecciones no presentan síntomas hasta después de años.

EXPRESO presenta una radiografía del problema en Ecuador y el mundo y la forma de detectarlo. Disfrute del sexo, pero protegiéndose para no ser parte de las cifras del contagio.