Los consejos de la abuela: 10 creencias que la ciencia desmiente

  Actualidad

Los consejos de la abuela: 10 creencias que la ciencia desmiente

Los especialistas dicen a EXPRESO qué consejos de la abuela es mejor desechar por salud

13 % de los niños son los menores de cinco años que están al cuidado de sus abuelos o tíos, según una encuesta del INEC.

Las abuelas son sabias, pero cuando se trata de consejos de salud algunas de sus creencias es mejor no aplicarlas. Al menos eso aconseja la ciencia. Ni se le ocurra bañar a su niño con agua helada para bajarle la fiebre o untarle manteca en una quemadura y mucho menos hacerlo dormir boca abajo.

Aunque esas prácticas universales se transmiten de generación en generación, tienen sus riesgos. Hace poco, un estudio presentado en la reunión de Sociedades Pediátricas, en Estados Unidos, mostró esta realidad. No son pocos los abuelos que piensan que sus creencias dan resultado y terminan provocando infecciones y casos de hipotermia (la temperatura del cuerpo baja a menos de lo normal).

Estas situaciones que han sido analizadas en Estados Unidos ocurren también en Ecuador, donde aún se calienta agua para que los niños hagan vaporizaciones cuando tienen gripe. En ocasiones, esta práctica causa quemaduras si se vira la olla y, además, no hay ningún beneficio comprobado. En el país también se mantiene la creencia de que cuando un menor sufre de diarrea se le deben suprimir todos los alimentos, no solamente los dulces, la grasa y la fibra.

EXPRESO presenta las diez creencias más comunes y lo que dicen la ciencia y los especialistas consultados sobre lo que realmente funciona.

Un baño helado para bajar la fiebre

1. Error. Ni agua helada ni hielo. En lugar de disminuir la fiebre lo que causará es que la temperatura del cuerpo caiga peligrosamente, que se eleve la presión arterial y que disminuya el flujo de sangre

Acostarlo boca abajo para evitar riesgos

2. Algunas abuelas aconsejan hacer dormir al lactante boca abajo o de costado para evitar que se ahogue con su vómito. Pero estas posturas traen aún más riesgos de los que cree: pueden provocar el síndrome de muerte súbita. Lo correcto es que los pequeños duerman sobre su espalda, es decir boca arriba. Estos cuidados deben mantenerse, por lo menos, hasta los diez meses de edad.

Untarle manteca cuando se ha quemado

3. “La manteca es un buen remedio de primeros auxilios para las quemaduras menores”. Así lo cree un 80 % de los abuelos consultados en el estudio estadounidense del doctor Andrew Adesman. La clave es echar agua en la quemadura y dejarla bajo el grifo unos 20 minutos. Colocar grasa es un error.

Dejar la herida libre para que cicatrice

4. En el estudio difundido por las asociaciones pediátricas se reveló que 6 de cada 10 abuelos creen que en caso de cortes o rasguños es mejor dejar la herida al aire libre para que cicatrice. Eso puede provocar infecciones. Coloque vendaje o curita.

No cargar al bebé cuando llora

5. Se escucha siempre: deje que el niño llore, no lo cargue. No es así, lo que esto crea es una situación de estrés que puede generar incluso un vómito involuntario. Cuando un bebé siente miedo y tiene a un padre que lo sostiene, aprenderá mecanismos para calmarse

Dar aceite de oliva si está estreñido

6. El aceite de oliva es saludable, pero no es un remedio para el estreñimiento, para el empacho o para desparasitar al infante. Se trata de un elemento saludable en la alimentación infantil que puede utilizarlo para preparar las papillas del bebé, pero desde los seis meses. Usarlo como remedio puede hacer que el niño lo aspire y que termine dañando su función pulmonar y digestión. Lo mejor es que consulte con el médico.

Fajar para evitar las deformidades

7. Para evitar las piernas arqueadas en los bebés, se difundió la creencia de que había que fajarlos, algo que ahora se practica poco. Los expertos dicen que en el intento de juntar las piernas del niño le puede dislocar la cadera.

Poner alcohol en la encía en la dentición

8. La salida de los dientes genera ciertas molestias en los infantes, por lo que hay quienes dicen que una buena forma de eliminar estos problemas es colocar algún licor en la encía. No lo haga, puede ser tóxico. Lo que funciona es darle un objeto frío y duro que pueda morder. También se recomienda hacerle un suave masaje en las encías.

No dejar que el niño duerma con sus papás

9. La Academia Estadounidense de Pediatría sugiere que los bebés duerman en la habitación de los padres al menos por seis meses. Pero no en su cama, sino en una cuna o un moisés.

Más jugos de frutas para los niños

10. Hasta hace poco, la Academia Estadounidense de Pediatría sugería dar jugo de frutas a los infantes a partir de los seis meses, pero acaban de cambiar sus directrices. Aconsejan que lo hagan, poniendo límites, a partir del año, porque se considera que su consumo tiene relación con el aumento de los índices de obesidad.