Actualidad

El comercio se juega una mejor Navidad

Este año, tras la eliminación de salvaguardias, hay mayor diversidad en la oferta y mejores precios.

Diversidad. Juguetón exhibe 7.000 ítems diferentes, 2.000 más que el año pasado. El 10 % es oferta local.

A diferencia del 2016, esta Navidad promete tener una mayor diversidad de juguetes y mejores precios. Un regalo para el bolsillo ecuatoriano que este año se da gracias a la eliminación de las salvaguardias, que hasta junio encarecían el producto importado. Tras las pérdidas económicas del año pasado, el panorama alivia al sector comercial, pero este está consciente de que un mercado abastecido tampoco es sinónimo de mejores ventas. Aún están a la espera de que la fiebre navideña termine por reactivar el consumo en las tiendas.

Según el Banco Central del Ecuador, de enero a septiembre de 2017 la importación de juguetes se elevó un 66,6 %, al pasar de 26,9 millones a 45,3 millones de dólares. Una mercadería que ya está en las perchas y que se expone con precios que pueden ser hasta un 25 % más económicos que el año pasado.

Los primeros pedidos de juguetes empezaron a hacerse en junio de este año y no a finales de octubre como el año pasado. Juan Xavier Sánchez, vicepresidente de la importadora Estuardo Sánchez, explica que la eliminación de las salvaguardias y las buenas señales que el Gobierno lanzó para el sector comercial impulsaron la adquisición de juguetes al por mayor, una reacción que, dice, aún esperan ver en perchas.

China continúa siendo el principal proveedor de juguetes, con un 84,2 % de participación. En segundo y tercer lugar aparecen México e India, con el 3,3 % y 1,7 % respectivamente.

La apertura a las importaciones, según voceros de Juguetón, una de las jugueterías más grandes del país, ha permitido que este año sus perchas exhiban hasta 7.000 tipos de juguetes, frente a los 5.000 que tuvieron el año pasado. De eso, indica, el 10 % corresponde a industria nacional.

Con el arribo de más productos extranjeros, atractivos por su valor agregado y ahora también por sus precios, la oferta nacional, en algunos casos, quedó relegada. No obstante, la excepción viene con la oferta de las firmas más grandes que dominan este mercado y que este año han hecho de todo para evitar que la presencia del producto foráneo impacte sus ventas.

Es el caso de Pica, que tiene el 80 % de la oferta nacional y que desde enero, previniendo lo que venía, empezó a investigar el mercado para generar sus propias estrategias.

María Cristina Camposano, coordinadora de Marketing de Juguetes, menciona que este año Pica lanzó dos nuevas marcas que buscarán competir con el juguete importado que apunta a un estrato social más económico. “Como sabíamos que la posibilidad de juguetes en temas de muñecas podría entrar y ser bastante fuerte, lanzamos las marcas Sugar Friends o Little One, que ronda de los 13 a 17 dólares”.

Los juguetes que tienen a la tecnología como su principal componente también serán un complemento de la oferta. Este año la tradicional muñeca Travelina vendrá acompañada de un micrófono inalámbrico y un ‘selfie stick’ que permite grabar vídeos mientras las niñas hacen karaoke. Otros productos vendrán acompañados , en forma de combo, con juguetes tecnológicos. Es el caso de los camiones Trucker, a los que por $ 30 se les está incluyendo otros artículos como drones o gafas virtuales.

Laura Arteaga, presidenta de Pelucas y Postizos, señala que esa es la tendencia. Atrás quedaron los juguetes básicos que empezó vendiendo de forma informal en la calle, hace 36 años. Para esta Navidad, cuenta, su empresa ha empezado a introducir unos 3.500 tipos de artículos en el mercado, 1.000 más que en 2016.

Explica que esto se debe a la mayor capacidad instalada que tiene, luego de haber inaugurado en octubre un nuevo edificio que demandó una inversión de $ 2 millones y que hoy, por la temporada, está abarrotado de juguetes. El 65 %, señala, tiene algún componente tecnológico. El año pasado ese porcentaje era del 45 %.

Su expectativa es cerrar el 2017 con un 10 % de incremento en sus ventas al por menor y mayor. Al igual que otros comerciantes, está esperanzada en que la recuperación del consumo siga su curso y en no verse afectada por las últimas medidas económicas anunciadas. Juan Xavier Sánchez recuerda que un buen ambiente genera confianza y más compras y con ello la garantía de que finalmente podrán recuperarse y tener una buena Navidad.

Frente a la fuerte competencia

La oferta local se resiste a perder espacio

La avalancha del producto importado desdibuja la presencia del juguete nacional en perchas. La oferta local, con ciertas excepciones, se sigue caracterizando por ser muy básica, con artículos como legos, juegos de mesa tallados en madera o figuras en miniaturas. Los peluches o las muñecas de trapo que el año pasado se exhibieron con sello nacional, hoy en algunos casos también pasaron a ser reemplazados por mercadería extranjera.

Este año, el fuerte ingreso del producto importado desmotivó a pequeños productores y los llevó a no invertir, pues saben lo complicado que sigue siendo en el país competir con oferta foránea que tiene mayor valor agregado y que este año llega a mejores precios.

Sin embargo, en los estantes las camionetas de industrias tradicionales como Chempro se han resistido a ceder espacio. Lo mismo sucede con los carros y las muñecas de Pica.

Este año esta última industria, la mayor del país, se apunta un crecimiento del 15 % en sus ventas. Eso responde a las estrategias que han debido aplicar, como combos y la oferta de nuevas marcas que apuntan a segmentos más económicos.

Sin salvaguardias

Juguetes extranjeros, hasta un 25 % más baratos

Es un hecho innegable. La eliminación de las salvaguardias al producto importado tuvo un impacto directo en la baja de precios. En las perchas de Juguetón, la mayoría de los juguetes lucen con etiquetas sobrepuestas. En algunas aún es visible el precio mayor que el año pasado llegaron a tener algunos de estos artículos.

En el 2016 una bicicleta que, según sus accesorios, llegaba a valer hasta $ 110, hoy está en $ 90. Un lego Star Wars que antes costaba $ 52,19, actualmente se lo puede comprar en $ 48. Una Barbie, marca Mattel, pasó de $ 30,96 a $ 25,42.

Esa diferencia no existe para la nueva oferta que este año está encabezada por los muñecos, las figuras de acción como Thor y los Vengadores o por las princesas de Disney.

Las estrategias

Los combos

En el mercado los comercios están optando por armar combos: dos juguetes por el pago de uno. Generalmente, estos incluyen el juguete principal y uno más pequeño.

Los pagos

En tiendas como Juguetón, cualquier tarjeta de crédito es válida para hacer la compra. Se la puede diferir de 3 a 12 meses sin intereses. Además se puede empezar a pagar desde febrero.

Las ofertas

Generalmente el producto importado ha arribado a un menor precio, pero este puede llegar a tener un descuento adicional, si es un juguete que no alcanzó a venderse el año pasado.

html