Los comerciantes informales pusieron una demanda en la Fiscalía

  Actualidad

Los comerciantes informales pusieron una demanda en la Fiscalía

Solicitan un espacio adecuado para trabajar. Llevan 4 meses desalojados de la Bahía.

WhatsApp Image 2021-11-24 at 10.41.18
Los comerciantes informales fuera de la Unidad Judicial Valdivia, en Guayaquil.LINA ZAMBRABO

La Asociación de Comerciantes emprendedores de Guayaquil demandan a la alcaldesa Cynthia Viteri Jiménez por vulneración a sus derechos constitucionales: al trabajo autónomo, a la igualdad formal, material y no discriminación y de forma conexa el derecho a la participación, a la vida digna individual y familiar, este acto se realizó hoy, miércoles 24 de noviembre, en la Unidad Judicial Valdivia, en Guayaquil, a las 10:00.

WhatsApp Image 2021-11-24 at 09.52.03

Defensorías del Pueblo y Pública se unen asesorar a la población en el respeto de sus Derechos Humanos

Leer más

La demanda comprende una Acción de Protección con Medida Cautelar y se la ejecuta ya que durante estos años los comerciantes trabajaban en las inmediaciones de la Bahía; pero, el 4 de agosto del presente año fueron desalojados por la fuerza, sus herramientas de trabajo fueron incautadas, perdiendo el capital que les permitía continuar manteniendo a sus familias.

La orden de desalojo fue dada por la alcaldesa de Guayaquil Dra. Cynthia Viteri Jiménez y ejecutada por la guardia metropolitana, para reducir la aglomeraciones y así evitar el contagio del coronavirus, indicó la autoridad en ese entonces.

A partir de esta acción unas 300 familias quedaron sin un espacio para trabajar vendiendo una variedad de artículos, pues no ha habido ninguna entidad del Estado que los apoye.

Los comerciantes informales indicaron que durante estos meses han buscado inútilmente mecanismos de dialogo con el Municipio de Guayaquil; por ello la Alianza Radar Social patrocinó esta causa y solicitó al juez sentencie contra la vulneración a sus derechos y ordene se establezca un plan de reubicación en un sector digno, seguro y donde la ciudadanía tenga acceso, con participación de las y los involucrados.

Varios han sido los esfuerzos de los comerciantes por comunicarse con las autoridades, y oficialmente se han comprometido a no invadir las calles principales de la ciudad y a ubicarse en las calles aledañas a las Bahías, en completo orden y armonía con la ciudadanía. La respuesta de la municipalidad es otorgarles espacios en: Bahía Norte Parque Metropolitano y Bahía Suroeste Batallón del Suburbio, dos espacios completamente inadecuados, alejados de la ciudadanía, es decir espacios en los que no podrían desarrollar su actividad y que ya han sido probados y no dieron resultado, según la agrupación de los vendedores informales.

Para los comerciantes informales son más de cuatro meses sin trabajar, sin sustento para sus familias e hijos para que puedan comer y estudiar, se los estigmatiza responsabilizándonos del desorden de la ciudad y hasta de la delincuencia. “En Guayaquil se está criminalizando el derecho al trabajo y se nos está exterminando a las y los ciudadanos más pobres que no contamos con recursos, posibilidades y oportunidades para ejercer nuestros derechos”, señaló Tirzo Antonio Molina Gando, presidente de La Asociación de Comerciantes emprendedores, ACE, de Guayaquil.

UN PUNTO CUESTIONADO

Un equipo de Diario EXPRESO estuvo este miércoles 24 de noviembre, a las 09:00 en la esquina de las calles Coronel y Manabí. Un grupo de Policías Metropolitanos caminaban por la zona, allí había unos 15 vendedores ambulantes con maletines y mientras conversaban cinco del grupo compartían un cigarrillo de marihuana. "La pregunta es: ¿cómo es posible que éstas escenas se sigan dando?", opinó Claudia Tapia, ciudadana que había llegado a la zona a comprar, pero se asustó por la escena de inseguridad.

El equipo de prensa se quedó 20 minutos y vio que unos de los comerciantes se fueron en un auto y otros se pusieron el maletín al hombro para empezar a trabajar.

Los compradores que vieron la misma escena indicaron que éstas son las cosas que deben cambiar. "Cada quien es responsable de lo que quiera hacer con su vida, pero no es posible que se usen las esquinas para consumir drogas y lo que es peor en ese estado pretender trabajar. No son todos los vendedores ambulantes, pero los pocos que lo hacen no dejan una buena imagen para los demás ", señaló Luis Tamayo, ciudadano que fue temprano al lugar para comprar un árbol de Navidad.

Para las 11:00 de hoy, está planificada un plantón para seguir exigiendo un espacio para trabajar.