Actualidad

La comedia nacional en tres videos

Correa descubre el agua tibia en su escondite. Sonnenholzner lanza el segundo spot de su campaña. La Secom manda a hacer el logotipo de los ecuatorianos muertos

Coronavirus
La política local hace 'comedia' en redes sociales.Canva

Panfleto: Correa pontifica desde su agujero

El video recoge un minuto de lo que fue la complaciente entrevista de la presentadora mexicana Carmen Aristegui con Rafael Correa en CNN. Presentadora, porque no hizo más que ponerle el micrófono por delante. Los seguidores del expresidente debieron considerar que fue el minuto de más honda complejidad conceptual y mayor contenido dogmático de todo el programa, por eso lo eligieron para difundirlo esta semana bajo el epígrafe de “Lo dijo Rafael: El mundo no volverá a ser igual…”. El agua tibia acaba de ser descubierta. Y es verde.

Imagen Ilustracio  P07 Expresoo

Ruidoso fracaso de un modelo

Leer más

“Lo dijo Rafael”. Los realizadores de este videíto consideran al expresidente como su maestro de pensamiento. Su guía intelectual. Resulta cómico imaginarlos tratando de desentrañar el sentido de sus palabras, vertidas aquí con tanto exceso de seguridad como falta de elocuencia. Porque cuando uno hace abstracción de sus gestos y sus inflexiones resulta que las ocurrencias de Rafael Correa son más planas que una mesa.

“Nos dijeron que todo era el individualismo, hemos basado la economía, la democracia, la sociedad en competir, el egoísmo irracional, el individualismo que solito haciendo lo que más nos conviene, la mano invisible, nos lleva a la mejor situación social, cuando es lo más absurdo en una sociedad globalizada, compleja, interconectada. Todas nuestras acciones, casi todas, tienen efectos sobre los demás, la excepción es la que no tiene efecto. Pero la teoría de mercado le dice que no, que es un fallo del mercado esa externalidad, cuando su acción tiene efectos sobre terceros. Jejeje, es lo contrario. Las colisiones del mercado son lo excepcional e incluso imposibles en la vida real. Esto nos enseña que somos interdependientes”.

¡Somos interdependientes! Ya puede escribir otra tesis. Pero no será ahora: al fondo, en un pequeño estante con pocos libros, gruesos archivadores de documentos ocupan un gran espacio y revelan cuáles son las auténticas preocupaciones intelectuales de Correa en estos momentos.

Campaña: ¿Quién le teme a Sonnenholzner?

Con este van dos. El primer video hizo de Otto Sonnenholzner el heroico responsable de todas las decisiones acertadas del Gobierno durante la crisis. El nuevo, subido esta semana a las redes por Carlos Vera, destaca las grandes cualidades que hacen del vicepresidente un ángel bajado del cielo: “Ha demostrado fortaleza”, “ha demostrado espíritu social”, “ha demostrado integridad”. Y vende la idea de que promocionar estas virtudes en videos como este, científicamente producidos para tocar el corazón de los votantes, no es hacer campaña. Retorcido pero genial: un video de campaña para negar que están haciendo campaña.

“¿Por qué quieren desprestigiar a Otto? ¿Le temen?”. Las preguntas aparecen escritas sobre la inconfundible imagen de Sonnenholzner con barbijo y los brazos en jarra: pétreo, incombustible, poseyendo con firmeza el suelo que pisa. No solo que el vicepresidente no está en campaña, viene a decir el video, sino que ¡hay una campaña contra el vicepresidente! Esa campaña consiste, precisamente, en afirmar que el vicepresidente está en campaña. Es un discurso tan redondo que resulta impenetrable.

.

70 años de historia a la basura

Leer más

¿Le temen? Y sí, tal parece. El video sale al aire a los pocos días de que una serie de movidas en el gabinete y en el COE nacional, donde Sonnenholzner tenía la voz cantante, lo dejaran aislado y fuera de base. ¿A quién le puede gustar su popularidad creciente? No a Jaime Nebot; no a Guillermo Lasso; tampoco, por lo visto, a Lenín Moreno. Así que este segundo video parece una respuesta a las jugadas de Carondelet que terminaron por restarle protagonismo.

La banda sonora parece extraída de un documental sobre las cataratas del Niágara o el cañón del Colorado: música para abismarse ante la grandeza. Y la voz en off de Sonnenholzner despacha un mensaje inequívoco: “Por lo visto -dice- un vicepresidente no debería ir a un hospital en esta situación, pero lo seguiré haciendo mientras me sea posible”. Es decir: mientras le den chance.

Propaganda: ¿La Secretaría de Comunicación quiere vernos muertos?

Se arrepintieron a tiempo y lo quitaron de sus redes. Pero lo hicieron. A alguien se le ocurrió la idea y a alguien más, con poder y presupuesto, le pareció perfecta. Una cierta cantidad de dinero público se empleó en pagar a un creativo con ínfulas de poeta que pulsó su lira y perpetró el que probablemente sea el único video publicitario producido por un gobierno para celebrar la muerte de sus ciudadanos. Alguien lo grabó antes de que fuera borrado, evitando así que esta joya se perdiera para siempre.

Con un mínimo de sensibilidad y densidad conceptual, la Secretaría de Comunicación habría recurrido al arte y la literatura. Después de todo, la idea no dejaba de ser sugerente: se trataba de producir una pieza de comunicación sobre la muerte. En manos del burócrata de turno se convirtió, ni más ni menos, en la propaganda de una funeraria.

Hay un prado cubierto con flores de diente de león y una serie de lápidas de piedra. Una voz juvenil y edificante despacha abstrusas alegorías sobre la memoria y el legado, que “nunca descansa y encuentra la manera de viajar ligero y puro”, que “toca corazones y propósitos y deja a su paso ejemplo y huella”. Suena una música de ejercicios de relajación, de esa que se caracteriza por no expresar ningún tipo de sentimiento a pesar de lo cual sigue siendo, extrañamente, música. Todo tan cursi. Todo tan fofo, tan falto de sustancia. Todo de un mal gusto tan exquisito que sería difícil de igualar si alguien se lo propusiera.

El texto se cierra con una frase publicitaria: “Ten la seguridad de que tus seres queridos tendrán el descanso digno que merecen en un camposanto especialmente preparado para que tú puedas visitarlos”. Y para rematar, un logotipo. Sí: la Secom mandó a diseñar un logotipo para los ecuatorianos muertos. Dice “Campo Eterno” en letras blancas, juega con una tipografía manuscrita digna de tarjetería de Hallmark y no omite el detalle de tres puntos con los colores de la bandera para certificar el origen gubernamental del engendro.

Ten la seguridad de un cementerio. Producto de la mala conciencia del Gobierno, imagen de sus más elevadas concepciones artísticas y espirituales, ejemplo de publicidad barata, nada representa lo que ha sido el manejo de la crisis sanitaria mejor que este video.