Cientos de policias ingresan a minas de Buenos Aires para minga de limpieza

  Actualidad

Cientos de policias ingresan a minas de Buenos Aires para minga de limpieza

El operativo se realiza un mes después de la salida de 5.000 personas que se dedicaban a tareas de minería ilegal.

Hace un mes, el Operativo Amanecer Radiante involucró casi 4.000 militares y policías.

Antes de las 07:00 de este sábado 3 de agosto, camiones del Ejército transportaron desde la parroquia La Merced de Buenos Aires de Urcuquí, en Imbabura, a cientos de policías hacia las minas ubicadas en las montañas del sector.

La misión de los uniformados era destruir lo que había quedado de los cambuches y viviendas de plástico levantadas en la Mina Vieja, El Olivo, Mina Nueva, desalojadas hace un mes en el Operativo Amanecer Radiante que involucró casi 4.000 militares y policías.

Esta madrugada Buenos Aires se llenó de buses que durante la madrugada trasportaron a los uniformados que debían cumplir con la tarea asignada. Ellos portaban mochilas, carpas, botas de caucho y provisiones.

Un mes después de la salida de más de 5.000 personas que se dedicaban a tareas de minería ilegal, una buena parte de negocios ha cerrado. Peluquerías, tiendas, locales de venta de claves de internet, restaurantes y pensiones se encuentran entre los afectados.

Uno de los que cerrará próximamente es don Óscar, quien hace un año y medio abrió una panadería. Durante la fiebre del oro, que se agudizó desde noviembre de 2017, hacía hasta cinco quintales de pan. Con la salida de los mineros, ahora diariamente no llega a las 80 libras de harina. En este sábado, y como ya conocía de la llegada de los policías, hizo 160 libras, y el pan se terminó hasta cerca de las 09:00.

Las malas condiciones de las vías que conducen de Buenos Aires hasta la Y y a la Visera hicieron que el desplazamiento de los policías se demore. Mucha gente en Buenos Aires espera que termine el estado de excepción para ingresar por su cuenta o con mineros ilegales. Esta vez dicen que serán más discretos. Los dueños de las fincas en donde saben que hay minerales están entre ellos porque la agricultura solo les generaría pérdidas.