Actualidad

Christina Harzer: “No tengo expectativas esta Navidad”

Desde la cena hasta la decoración, las fiestas aquí son diferentes a las de su país, EE. UU. Pero quiere tanto a Ecuador que no le importa pasarla sin su familia.

Christina Harzer: “No tengo expectativas esta Navidad”

La originaria de Nueva Jersey lleva cinco años en el país, pero es la primera vez que pasará la Navidad sin su familia directa.

Christina Harzer se siente extraña por estas fechas, pues hasta el clima le hace sentir que no está viviendo las Navidades por completo. “Me falta el frío, mi familia, el olor a canela y a pino de la decoración”, mencionó la rubia.

Este año ha sido una montaña rusa de emociones. Su matrimonio con el presentador de televisión Carlos José Matamoros terminó y empezaron un proceso de divorcio que aún la ley no da por finiquitado.

Esta separación la llevó a tomar nuevamente las riendas de su carrera, su vida de soltera y a retomar contacto con sus amigos, quienes ahora hacen las veces de familia. Será con ellos con quienes pase la noche del 24 de diciembre, aunque extrañará mucho a su mamá.

“En mi hogar en Estados Unidos todo se llena de gente y comida. En casa hay mínimo 30 personas y comemos desde las 15:00. Como mi mamá es de familia italiana, no puede faltar la pasta”, explicó. Hoy a sus 26 años solo espera que Santa le cumpla su deseo: el divorcio.

Llena de tradiciones que va a extrañar

La Gringa admite que extraña cómo se vive la fiesta en Estados Unidos. Pero está abierta a disfrutar de comer arroz en la cena y a creer en Papá Noel aun en un clima tan cálido. “La tradición que más me gusta es dejarle las galletas a Santa. Se las dejamos porque (se supone) que él está viajando toda la noche con sus renos y es para que pueda descansar un poquito. Si él deja regalos, nosotros también. Allá, grandes y chicos abrimos los regalos el 25 por la mañana, no a la medianoche como aquí”, comentó.

También dejó claro que ellos sienten estas fiestas con un ritmo muy diferente al latinoamericano. “Nosotros estamos obsesionados con Navidad. Cada tienda, cada estación de radio, de televisión, por la calle. Todo está relacionado con ella. Estamos locos. Aquí es más suave, hay árboles decorados y la gente los aprecia, pero no se transforma la ciudad. También falta la euforia por comprar los regalos y preparar la fiesta, que para nosotros inicia luego del Día de Acción de Gracias”, indicó.