Celec, señalada por desechos de nueve centrales térmicas

  Actualidad

Celec, señalada por desechos de nueve centrales térmicas

Para la Contraloría, los residuos peligrosos de los generadores eléctricos no tuvieron un buen manejo. Los químicos son, en su mayoría, aceites usados

Nuevo Rocafuerte central
Orellana. Nuevo Rocafuerte, a 215 km desde El Coca, tiene luz de esta central, hoy señalada por Contraloría.Cortesía

El mercurio es un elemento tóxico para el sistema nervioso. Su exposición prolongada, su inhalación de vapor de mercurio o su ingesta es perjudicial para el aparato digestivo, los pulmones y los riñones. El tungsteno es otro material que puede afectar a la salud al igual que los aceites minerales gastados que contaminan las fuentes de agua.

Estas sustancias son también desechos peligrosos generados por la central térmica a cargo de Termopichincha, que pertenece a la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec).

Según la Contraloría, en nueve de estas centrales los residuos “no fueron tratados integralmente”, desde su generación hasta su disposición final, “a fin de asegurar la protección del ambiente y la salud humana”. Así lo indica el informe DNA4-0012-2022, en el que se analizó su gestión de enero de 2016 a diciembre de 2020.

Proceso de erosión en el río Coca

Celec inicia las obras de protección en la hidroeléctrica Coca Codo Sincalir

Leer más

En el documento se detalla que solo en aceites gastados, las centrales de Termopichincha han generado 1,1 millón de galones en dos años. A estos desechos se suma equipos de protección contaminados, luminarias, lámparas y tubos fluorescentes. Además, de focos ahorradores que contienen mercurio y waipes o paños mezclados con emulsiones como taladrina, que es un producto compuesto por agua y aceites que se utiliza como lubricante y refrigerante.

Las centrales térmicas en donde no se trató adecuadamente estos materiales, según el equipo auditor, fueron las denominadas Puná, Nuevo Rocafuerte, El Edén, Boca Tiputini, Limón Yacu, Samona, Chiroisla, Macas y Ocaya, la mayoría se encuentra en bosques de la Amazonía, cerca del río Napo y en la provincia de Orellana.

En estos sitios y de acuerdo con el informe, Celec no presentó el Registro Generador de Desechos Peligrosos y Especiales, un documento en donde se establece la trazabilidad de los residuos. A Celec se le solicitó una entrevista. La entidad indicó que la gestionará y estamos a la espera de la misma.

A la Contraloría, los funcionarios alegaron que las centrales de generación de menos de un millón de vatios no tienen obligación de regularse por ser muy pequeñas.

La Contraloría sostiene que la autorización para el funcionamiento de las centrales incluye la necesidad de tener un gestor de desechos especiales.

El Código del Ambiente, en el artículo 238, señala que las entidades que generen desechos peligrosos deben cumplir un plan de manejo ambiental.

Para la Contraloría, otro fallo de Celec fue que en 2017, al contratar un servicio para que se encargue de los desechos, no tenía claro el tipo de desechos ni la cantidad real que se generaban. Por lo que el manejo fue inadecuado.

  • Amazonía

Las comunidades indígenas, ubicadas hasta 215 kilómetros de Francisco de Orellana (El Coca), son las que se benefician con estas centrales térmicas.

  • Centrales

Estas centrales térmicas son de menor capacidad y que se encuentran fuera del Sistema Interconectado Nacional (SNI). Pertenecen a Celec.

  • Boca Tiputini

La central Boca Tiputini genera 750 kilovatios. Está a 192 km de El Coca. Da luz a una población de 100 familias, que están cerca del Bloque 43 de Petroecuador.