Un caso de fiebre amarilla en Venezuela preocupa a la region

  Actualidad

Un caso de fiebre amarilla en Venezuela preocupa a la region

El país sudamericano, ya azotado por la malaria, no había reportado casos desde hace 14 años. El silencio del Gobierno de Maduro preocupa a los científicos.

Referencial. Lo que preocupa en Venezuela es que el hecho se presentó hace meses.

Lo que suceda en Venezuela, preocupa a la región. La crisis política del país sudamericano ha generado un éxodo masivo hacia los países vecinos, por lo que el reporte de un caso de fiebre amarilla, luego de 14 años, encendió las alarmas ante la fragilidad del sistema sanitario por la que atraviesa este país, al que las agencias internacionales califican como de emergencia humanitaria compleja.

▶ Leer también: Ecuador, sin casos de sarampión

El caso se presentó, según la información que divulgó el pasado fin de semana la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional por medio de un boletín extraordinario, en el que se menciona que la persona afectada es un habitante de Kamarata, una localidad ubicada en medio del Parque Nacional Canaima, en el interior de la selva en el estado Bolívar, aledañas a la frontera con Brasil y Guayana.

Lo que preocupa en Venezuela es que el hecho se presentó hace meses. El hombre enfermo llegó por sus medios al hospital Ruiz y Páez en Ciudad Bolívar, a más de 500 kilómetros de su vivienda.

El parte médico estableció síndrome febril ictero-hemorrágico e insuficiencia renal aguda que requirió diálisis. Dos meses después recibió el alta recuperado. Pero fue apenas hace dos semanas que los médicos tratantes conocieron el resultado de los análisis de las muestras de sangre enviadas al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, en Caracas, que resultaron positivas para el virus de fiebre amarilla.

En Venezuela, desde 2017 no hay estadísticas públicas, para ciudadanos ni médicos, sobre el comportamiento de los brotes, menciona el 21 de noviembre el diario El País de España. El documento de la red de médicos es la única alerta que hay hasta ahora. En 2017 Brasil tenía un brote con 2.000 casos, pero en el lado venezolano había todas las condiciones para que la temida enfermedad del siglo XVII reapareciera fuera de sus reservorios selváticos habituales.

▶ Leer también: 371.000 migrantes venezolanos permanecen en Ecuador, según la Cancillería

El Ministerio de Salud de Venezuela guarda silencio con este último caso. Se desconoce si se activaron los protocolos de cerco y seguimiento establecidos. La alarma ha llegó hasta la Asamblea Nacional controlada por la oposición.

¿Debe preocupar a Ecuador?

Decenas de venezolanos arriban cada día al Ecuador, donde desde octubre pasado inició un proceso de regularización. Según una información difundida este miércoles 20 de noviembre, el 90,5 % de los venezolanos que se encuentran en Ecuador entraron por puntos fronterizos regulares, según la última encuesta realizada por la oficina local de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) —punto de control fronterizo—. Solo un 8,6 % no registró su entrada.

Es este flujo continuo el que debe generar cierto tipo de control, dice Mario Paredes, un epidemiólogo, docente y médico tropicalista, quien considera que la situación podría resultar compleja si es que en Venezuela el panorama con la fiebre amarilla se complica, en razón de que “tenemos los mismos vectores”.

Se transmite por la picadura de un tipo de mosquito infectado que previamente ha picado a una persona enferma. Existen dos formas de transmisión: selvática (Haemagogus spp. y Sabethes spp) y urbana (Aedes aegypti).

Paredes considera que al parecer el caso en Venezuela ha sido aislado, porque de lo contrario su conocerían más casos, en especial, en el entorno del paciente. “El paicente proviene de una zona selvática y aislada”.

El especialista recomienda de toda forma, que el Ministerio de Salud Pública del Ecuador, revise esta situación y emita un comunicado aclarando cualquier inquietud.

La situación en el país

Según información del MSP, en el país desde marzo de 2017 no hay notificados casos de fiebre amarilla, a diferencia de Bolivia, Brasil, Colombia, Guayana Francesa y Perú que notificaron casos hasta marzo del 2018.

El MSP también informa que mantiene la alerta epidemiológica frente a posibles casos importados de fiebre amarilla o casos de personas nacionales o internacionales sin antecedentes de vacunación que viajen a zonas selváticas de riesgo del país, como son las provincias amazónicas y la provincia de Esmeraldas que puedan contraer la enfermedad.

Anuncia que continúa con la vacunación en las unidades de salud el MSP.

El éxodo venezolano

Prácticamente la mitad de las personas que viven en Venezuela quiere emigrar del país. No es una forma de hablar: una encuesta realizada a finales de 2018 estimaba la cifra en 47%. Un año antes, el mismo sondeo se paró en un 38%.

html