Actualidad

Carolina Espinoza, la maestra a la que viralizaron por su bondad, pero que no le pagan

Aunque no ha recibido un sueldo hace dos meses, la 'Profesora de la bici' sigue dando clases

La profesora recorre en su bicicleta el cantón Playas.
La profesora recorre en su bicicleta el cantón Playas.CAPTURA DE PANTALLA

La profesora Carolina Espinoza Orejuela es la heroína de un cuento. De sus hazañas, montada sobre una bicicleta para ayudar a la educación de los niños, se ha escrito mucho. Sin embargo, poco o nada se ha dicho sobre su propio sufrimiento, ese que la maestra de la escuela Juan Bautista Yagual Mite, del cantón Playas, vive en silencio dentro de su hogar

Jamás ha dejado de trabajar, a pesar de que no le pagan su sueldo desde hace dos meses. Detrás de la aguerrida imagen que ha quedado como estampa en las redes sociales: ella, sobre su bici con una pizarra al hombro, hay un estómago que ruge del hambre.

Carolina contó a este Diario que tiene que racionalizar la comida, para que esta no le falte a sus tres hijos, de 2, 12 y 16 años, y ella se sacrifica, como lo hace por los alumnos. Come una sola vez al día, pero dice que el vacío en el vientre se llena cada que sube a su vehículo y se dirige, una a una, a las casas de aquellos niños que no se conectaron a sus clases virtuales porque no tienen acceso a internet.

Detrás del amor que esta profesora de primaria, de 40 años, siente por su profesión y sus alumnos, también están las carencias que tiene en su casa. A pesar de lo que hace, por voluntad por los 85 niños de quinto y séptimo año de educación básica que tiene a su cargo, no ha sido remunerada.

Ella dice que Dios la llena. Y aunque tuviera dinero, tampoco le quedaría tiempo para comer. Desde que empezó la emergencia sanitaria, y tiene que dar clases virtuales, empezaron sus largas jornadas frente a la computadora y sobre la bicicleta.

Coronavirus

Sobreviviente de COVID recibe una factura hospitalaria de un millón de dólares

Leer más

Su rutina empieza a las 05:00 para preparar todo lo que necesitan sus vástagos. Luego, de 08:00 a 09:00, se conecta a internet para dar clases a los 43 alumnos del quinto año. Después prepara la clases para los 42 chicos de séptimo, lo que transcurre de 11:00 a 12:00.

Carolina ha tratado de lidiar con los problemas que conlleva la educación virtual, en vista de que no todos sus alumnos tienen conexión a internet y, mucho menos una tablet o computadora para recibir la enseñanza.

Por ello, aunque le lleve todo el día, la profesora toma su bicicleta apenas apaga la computadora a las 12:00 y sale de su barrio Sol y Mar con su pizarra blanca, para visitar uno a uno a aquellos niños que no pudieron conectarse. “Los niños no tienen la culpa de que no nos paguen. Tengo que avanzar en mi enseñanza”, dijo la docente que termina su jornada cuando oscurece.

La profesora da clases en los exteriores de la casa para evitar el contagio de coronavirus.
La profesora da clases en los exteriores de la casa para evitar el contagio de coronavirus.Néstor Mendoza

Las fuerzas físicas se desvanecen entre el hambre y el traslado, pero la energía que tiene en el corazón siempre ha estado con ella.

Carolina tenía 14 años cuando se graduó de costurera en su natal La Concordia, de Santo Domingo de los Tsáchilas. El oficio le gustaba, pero no estaba conforme y estudió Administración de empresas, aunque terminó graduándose como Licenciada en Educación básica, en la sede de la Universidad Estatal Península de Santa Elena, para entonces radicada en Playas.

Pedalea y recuerda que la docencia es todo para ella, ya que le permite llevar el sustento a sus seres queridos. Además de la pizarra, en un bolso tiene borradores, marcadores y demás herramientas didácticas.

Al llegar a los hogares, cualquier lugar es bueno para armar su aula: en el patio, en el portal de las casas o las veredas engancha su pizarrón en una pared y las clases comienzan. Espinoza explica que esto lo hace para no entrar a las casas y así precautelar la salud y seguridad sanitaria tanto de los niños como de sus familiares.

No necesita preguntar la razón por la cual el niño no se conectó a las clases virtuales. La pobreza no requiere presentación. Sin embargo, también acude donde aquellos alumnos que no han comprendido lo impartido de manera virtual, pues no se acostumbran a este proceso.

La ‘maestra de la bicicleta’, como la han calificado en las redes sociales, no aceptará jamás que un niño se quede sin recibir clases por falta de recursos tecnológicos. “Nadie me obliga. No está en las disposiciones del Ministerio de Educación, lo hago por mi voluntad, aunque mis horas de trabajo se tripliquen”, enfatiza la docente, quien da clases presenciales hasta a 10 niños por tarde.

Producción- ventas- reactivación

Por un consumidor con camiseta local

Leer más

Eso no significa que no tenga miedo. No solo le teme a contagiarse de coronavirus, sino a los vehículos cuando transita por vías rápidas o que le roben sus herramientas de trabajo.

Antes de la pandemia, Carolina, luego de sus clases, salía a vender longanizas en una carreta. Se situaba en la esquina de la avenida 15 de Agosto y Carlos Paredes, hasta las siete de la noche. Ese era otro ingreso para su casa que ahora ya no tiene.

La mujer también tiene un taller de costura en el cual trabajaba por las noches. Ahora confecciona mascarillas, que luego regala a los alumnos que no las tienen.

“El gobierno sabe cuál es su deber con quienes educan. Cumplo con mi parte, ellos deben cumplir la suya”, indica. La falta de recursos hace que las cosas básicas de su hogar comiencen a faltar. Su nevera está vacía.

Shirley Chalén, colega de Espinoza, dice que ella es una persona preocupada por el bienestar educativo, una mujer sacrificada y entregada, que solo descansa en las madrugadas y goza del cariño de padres de familia y alumnos.

Carolina ESpinoza va en bicicleta a casa de sus alumnos que no tienen acceso a internet.
Carolina ESpinoza va en bicicleta a casa de sus alumnos que no tienen acceso a internet.Néstor Mendoza

  • Lo único que quiere es que ayuden a sus alumnos

Luego de que su historia se viralizara, Carolina ha recibido múltiples reconocimientos y ofrecimientos. Fue nombrada como ‘Heroína del Guayas’ por el Gobierno. Una heroína a la que no le pagan.

Carolina agradece la atención que recibe, pero lo que más le preocupa son sus alumnos. Varias empresas públicas y privadas han ofrecido la donación de tablets para los alumnos de Carolina y es lo único que ella desea.

RIO GUAYAS (31885450)

Otro tumbo agita al dragado del río Guayas

Leer más

Una empresa de internet también colocó el servicio y prometió dar cobertura a los estudiantes.

“Me han dicho que me puedo morir (si se contagia del virus en sus recorridos), pero si llega a pasar, al menos he dejado una semilla. Es peor si me voy y nadie me recuerda”, comentó la docente.

El alcalde de Playas, Dany Mite, también le ofreció 33 tablets y una universidad privada de Guayaquil le otorgó una beca para una maestría.