Actualidad

La capital, campo duro para toreros

Archivo

Hoy al enfrentar a Universidad Católica, los dirigidos por Guillermo Almada intentarán romper una racha negativa. Es la antítesis de lo que Barcelona ha vivido en su casa durante esta temporada. Mientras que en el Monumental solo un empate decolora la casi perfecta campaña, en la capital solo ha podido sacar siete de 24 puntos disputados.

Es cierto que en Quito se han conseguido dos victorias (ante Aucas). No obstante, en el estadio Atahualpa el club más laureado del balompié nacional solo registra derrotas.

La primera fue en el inicio de temporada contra El Nacional (con el que tiene todavía un duelo diferido) y después con Universidad Católica, club ante el que cayó por la mínima diferencia en la quinta fecha de la primera etapa.

Más allá de poder robar puntos del Atahualpa, los amarillos necesitan ganar para mantener el margen con su principal amenaza, Emelec, al que mantienen a seis puntos de distancia en la tabla de posiciones.

Los toreros continuarán extrañando al volante Matías Oyola, quien aún no se recupera del todo de su lesión e incluso durante la semana se especuló que el canario podría ingresar al quirófano. Para reemplazar al ‘capi’ estarán Richard Calderón u Osvaldo Minda.

Otro titular que estará ausente (esta y la siguiente fecha) será el zaguero Anderson Ordóñez, quien vio la tarjeta roja en el último encuentro contra el Delfín de Manta en el Monumental. En su lugar estará Xavier Arreaga, quien en cinco partidos jugados ha marcado dos goles, ambos por el gran juego aéreo que posee.

Para este cotejo, los canarios llegan con cifras muy positivas. No saben lo que es perder desde el 26 de agosto, cuando cayeron contra Independiente del Valle en el estadio Rumiñahui. Son 10 partidos invictos.

Además, al portero Máximo Banguera en los últimos nueve partidos solamente le tocó recoger una vez la pelota dentro de las mallas y fue contra Liga de Quito en Casa Blanca.

Esto no solo habla del gran momento que atraviesa el guardameta amarillo, sino también del gran trabajo que ejecutan los zagueros en su línea.

A los canarios solo les sirve firmar una victoria, que transforme los números rojos que tienen en la altura quiteña y los acerque un paso más al ansiado título número 15. SDP