Actualidad

Cannabis presupuestario

Las últimas semanas los ecuatorianos hemos dejado un poco de lado aquello de la inseguridad, sea por lo trillado del tema, por aburrimiento o por considerar que nada se puede hacer al respecto, pasando a discutir dos nuevos temas. Paradójicamente, pareciera el uno ser efecto del otro: la legalización del cannabis medicinal y el proyecto de presupuesto del 2019.

Todos conocemos que el cannabis es el nombre científico de la “mariguana”. Para nadie es desconocido el efecto psicotrópico, alucinante, que genera fumarla; abstrae de la realidad a quien la consume, procurando lograr un estado de calma que mitigue de alguna forma sus dolencias y angustias. Sus impulsores esgrimen variadas razones para justificar las propiedades “terapéuticas” que dicha planta posee y los beneficios que puede causar en casos de dolencias terminales.

Curiosamente pareciera ser que el gobierno persiguiera generar similar efecto en la población al presentar el proyecto presupuestario para el año 2019.

Es conocido que la economía en el Ecuador está desahuciada, a punto de entrar a terapia intensiva si no hay en la política económica, laboral y fiscal un giro de 180 grados. Uno de sus mayores problemas es la obesidad y voracidad de la burocracia para pago de sueldos y viáticos.

En estado de consciencia plena, lo lógico sería reducir el tamaño de esa burocracia para disminuir el gasto; sin embargo, el referido proyecto presupuestario incrementa dicho rubro, pretendiendo hacernos creer que aún así tendremos crecimiento económico (¿la teoría cuántica económica del Nirvana?).

Para que la economía crezca se deben tomar las medidas económicas de ajuste requeridas: bajar impuestos, flexibilizar la legislación laboral, recurrir a financiamiento barato del Banco Mundial y FMI para tratar de eliminar y/o reducir la deuda cara que tenemos con China; incentivar en verdad, la inversión nacional y extranjera, recortar focalizadamente los subsidios, etc.; caso contrario seguiremos viendo presupuestos que parecieran haber sido realizados bajo la influencia de la sicodelia similar luego de un “pase” de cannabis.