Los candidatos quieren cambiar el dinero electronico

  Actualidad

Los candidatos quieren cambiar el dinero electronico

Los candidatos a la presidencia y vicepresidencia tienen observaciones y cuestionamientos al sistema de dinero electrónico que impulsa el Gobierno.

Los candidatos quieren cambiar el dinero electrónico

Hay desconfianza. Los candidatos a la presidencia y vicepresidencia tienen observaciones y cuestionamientos al sistema de dinero electrónico que impulsa el Gobierno. Incluso ponen en duda su utilización en caso de ganar las elecciones de febrero.

Luego de la resolución de una comisión de la Superintendencia de Control de Poder del Mercado para que los bancos implementen el sistema, el candidato a la vicepresidencia por Fuerza Ecuador, Ramiro Aguilar, calificó de “humo” a la moneda electrónica. Él dijo que el mecanismo no puede ser impuesto.

Mauricio Pozo está de acuerdo. El candidato a vicepresidente por el Partido Social Cristiano (PSC) considera que la forma de pago digital es válida y útil sino la opera el Banco Central. El exministro de Economía dijo a EXPRESO que en su mandato permitirá que sean actores privados los que administren la moneda. El Central, dijo, está actuando como banca comercial cuando esa no es su función.

Con él coincide el candidato por Unión Ecuatoriana, Washington Pesántez. El Central, a sus ojos, no debe administrar ese tipo de herramientas que siempre, enfatizó, deben ser voluntarias.

Para el candidato a la presidencia por CREO, Guillermo Lasso, el Banco Central y el Gobierno hicieron un mal trabajo en la administración del dinero electrónico y por eso hay desconfianza. “Fracasó porque las monedas se basan en la confianza y la credibilidad que tiene la ciudadanía. No han podido demostrar cómo esta nueva moneda no va a desestabilizar la dolarización”, dijo a este Diario.

Lo más peligroso, a criterio de Lasso, es que contradicciones como las de la Superintendencia y la Junta Bancaria -que asegura que no se puede obligar a que los bancos usen el sistema- generan aún más inestabilidad.