El calor pasa factura en el Indian Wells

  Actualidad

El calor pasa factura en el Indian Wells

25 grados es la temperatura promedio de Indian Wells; sin embargo en estos días, y en hora meridiana, ha subido a 40 y 50°.

Temperatura. Mikhail Kukushkin tuvo que recurrir a una compresa de hielo directa para poder aplacar el calor sofocante de California, algo que se ha generalizado en el torneo.

Las inclemencias del clima no solo se viven en el sur del continente con las inundaciones en Perú y las lluvias casi a diario de Ecuador; del otro lado, al norte, las repercusiones son a la inversa con soles abrasadores y una temperatura de casi 50 grados centígrados cuyo principal damnificado más palpable está siendo el Masters 1.000 de Indian Wells que se disputa hasta este fin de semana en Estados Unidos.

Las quejas se suman ya por cantidad. La tenista norteamericana # 1 del mundo, Angelique Kerber; el serbio # 2 en varones, Novak Djokovic; el argentino Juan Martín del Potro (# 35) fueron solo algunos de los que encendieron las alertas.

‘Delpo’ fue el primero. “Estaba un poco mareado, creo que fue por el clima, por el calor agobiante que hizo. No me sentía con tanta energía ni fuerza. Llamé al médico, me atendió y traté de sentirme un poco mejor”, explicó el argentino antes de caer eliminado ante Novak Djokovic.

Un día más tarde, la primera cabeza d+e serie en damas, Kerber, también tuvo que recibir asistencia médica en cancha y alargó a tres sets su partido ante la francesa Pauline Parmentier para finalmente vencerla por 7-5, 3-6, 7-5 en la tercera ronda.

“Las condiciones no son fáciles. Si te toca la jornada de día, el calor es tremendo y las bolas vuelan algo distinto... Ya si te toca la noche, entonces está más fresco...”, dijo la # 1 del mundo.

De acuerdo con los pronósticos meteorológicos en Estados Unidos, ese día las temperaturas se dispararon sobre los 36 grados centígrados (90 F), un calor que superó lo habitual para esta parte del año que oscila los 25 (78 F). Y es que el torneo se juega en el desierto de California donde apenas viven 5.000 personas y el calor es un factor que hace un poco más desagradable la experiencia.

Desde la primera edición, Indian Wells siempre tuvo sobre el tapete el cuestionamiento de llevar un torneo a temperaturas tan extremas. La respuesta: la cantidad de marcas publicitarias que lo respaldan, dinero (en 2009 el torneo lo compró Larry Ellison por $ 72 millones) y lujo que se mueve en su entorno.

La única previsión es hidratarse antes, durante y después, dice el galeno Carlos Ortiz, sobre todo cuando se prevé días con más de 30° hasta mañana. CFH