Actualidad

El cajon de Jorge Glas donde duermen varias denuncias

El exconsultor Diego Vallejo denunció como ejemplo el caso del viaje de Ricardo Rivera a China. A ese se suma la recuperación de dinero de las telefónicas.

Diligencia. Jorge Glas durante la audiencia de habeas corpus cumplida en octubre en la Corte Nacional.

Entre 2008 y 2010, denuncias relacionadas con las telefónicas y el viaje de Ricardo Rivera, tío del actual vicepresidente sin funciones Jorge Glas, fueron al archivo.

Y el archivador era el entonces gerente del Fondo de Solidaridad y luego ministro de Sectores Estratégicos, Jorge Gas. Lo asegura Diego Vallejo, exconsultor de los ministerios de Justicia e Interior, de la desaparecida Secretaría de Transparencia y de la Senain.

Vallejo, actualmente en Estados Unidos y con pedido de asilo político en ese país, recuerda que el 28 de agosto dirigió una carta al expresidente Rafael Correa con una ayuda memoria para recuperar más de 200 millones de dólares de las telefónicas, según un documento al que accedió EXPRESO.

En esa misiva, Vallejo le decía a Correa que han “tratado de llegar con esta información por todas las instancias, pero al haber mucho conflicto de intereses, no ha sido posible”.

Andrés de la Vega, exjefe del Despacho Presidencial (e) redireccionó el tema a Fabián Jaramillo, superintendente de Telecomunicaciones y a Glas, gerente del Fondo de Solidaridad.

De la Vega, actual viceministro del Interior, dijo a EXPRESO que los pedidos los orientaba a los asesores o a los ministerios competentes.

Vallejo contó a este Diario que luego de su carta hubo una reunión con Global Audit, la empresa estadounidense que estableció la posibilidad de recuperación. Dos telefónicas firmaron un convenio que no se concretó.

El exconsultor recuerda que Global Audit mantuvo conversaciones con Glas quien “desde esa época dio largas, no dio acceso y dilataba las cosas”.

Afirma que para ese tiempo el tío del vicepresidente había ocupado un cargo en la ex-Supertel. “Había intereses de por medio por eso no se permitió efectuar la auditoría”, señala.

La Supertel, cuyo lugar fue ocupado por Arcotel en 2015, hizo una auditoría técnica al tráfico telefónico internacional de la red de telefonía fija de CNT y el informe con recomendaciones se presentó en junio de 2009. El ofrecimiento fue que en él se recogería la denuncia de Global Audit.

Arcotel indicó a este Diario que en su momento se requirió a esa firma el sustento, pero nunca respondieron. El informe, señaló Arcotel, recoge las revelaciones e irregularidades que no se dieron en la magnitud que Global presumía.

Jaramillo contó que la auditoría de Global no se dio “porque ellos no llegaron a firmar el acuerdo con CNT”.

Pero ese no fue el único caso que encontró obstáculos cuando llegó a conocimiento de Glas. El 29 de septiembre Vallejo envió una carta al fiscal Carlos Baca en el caso de asociación ilícita por la trama de sobornos de Odebrecht. En la comunicación reveló que como consultor investigaba el viaje de Rivera a China en representación del exministro Glas. Sin embargo, hubo la disposición directa de Glas “de que se suspenda la investigación”, reitera Vallejo.

El exconsultor recuerda otras dos denuncias que tuvieron el mismo destino. Una a una empresa China que recibía el 70 % de las contrataciones. La irregularidad fue recogida en un informe de la Secretaría de Transparencia que le dio la razón a la firma reclamante.

El otro informe frenado fue uno sobre las termoeléctricas y las afectaciones para el Estado, concluye Vallejo.