Que brille la verdad

  Actualidad

Que brille la verdad

La situación de la Corte Nacional de Justicia terminó por develarse tras el análisis que realizó un Comité Evaluador acerca de la actuación y patrimonio de los jueces que la integran. Lo relevante es que por fin dejó de ser un secreto el hecho de que muchos de los magistrados no actuaron a la altura de las circunstancias en casos tan susceptibles para la estabilidad democrática, en los que se sospecha que existieron supuestas coimas para definir fallos a favor de los involucrados. También se pudo conocer que muchas de las diligencias realizadas carecían del rigor profesional necesario para actuar en derecho, favoreciendo o perjudicando -según sea el caso- a quienes están implicados en delicados hechos de corrupción que aún esperan por resolverse.

Con un diagnóstico de esta naturaleza, urge una purga en la conformación de las salas para comenzar a sentar las bases de una legalidad sólida y, lo más importante, alejada de intereses políticos que puedan entorpecer los procesos. La justicia debe estar en manos de profesionales eficientes y de una honradez a toda prueba, que garanticen ecuanimidad en sus decisiones, no mercenarios del derecho que se lucran con su trabajo en desmedro del bien común.