Bote eso a la basura

  Actualidad

Bote eso a la basura

a los tiranos el sistema les estorba. Y para hacer lo que les venga en gana, necesitan destruirlo al igual que las instituciones democráticas. Por eso Correa las arrasó. Pero esto solo es posible “puertas adentro”, pues existe un sistema interamericano que las garantiza. La Carta Democrática Interamericana establece en su art. 3 la separación e independencia de poderes. Es decir que -así como el Gobierno no puede “meter las manos” en la justicia- las Cortes no pueden intervenir en la esfera de competencias del Ejecutivo y dictar reglamentos de ninguna índole. Pero resulta que “la parejita” fundamentó su denuncia ante la OEA en un reglamento de la Corte Constitucional que “suspende los términos” del referéndum. Esto es ridículo, pues como ya vimos, una corte dirime controversias mediante la expedición de sentencias. ¿Puede entonces dictar “reglamentos”? Ni en Ecuador, pues tal posibilidad destruye la noción de separación de poderes. Si la Función Judicial puede expedir reglamentos, la función Ejecutiva podría dictar sentencias. Y esto, francamente da risa. Pero además no es solo la simple lógica la que nos da la respuesta. La Constitución es la que decide quién dicta los reglamentos. Y el artículo 147.13, establece -literalmente- entre las potestades del Ejecutivo: “Expedir los reglamentos necesarios para la aplicación de las leyes...”. Está claro que es el presidente y no la corte juma quien expide los reglamentos. Hey don Viche... ¿Quésquelepasa? ¡Qué disparate! No pues... búsquese un buen abogado. ¿Está pobre, no le alcanza para uno? Y entienda que usted no tiene corona. La única forma de acudir a la OEA es cumpliendo el protocolo establecido en la Convención Americana/DH y pasando por la CIDH luego de agotar la jurisdicción nacional. Eso dice el art. 46.

Señor Almagro, bote eso a la basura, pues el Viche-argumento también viola el art. 3 del Pacto de San José. Su deber como secretario general es defenderlo, no ayudar a un loco con título de expresidente que dentro de poco, solo será un convicto más. Por muy “panaechupa” que sean. La OEA no puede respaldar este adefesio.